Agoniza el dinero en efectivo en las calles de Londres

Por las calles de Londres, durante siglos, los artístas y vendedores ambulantes subsistieron gracias a las monedas que les dejaban. Pero con la desaparición progresiva del dinero en efectivo en la capital británica, no les quedó más remedio que adaptarse.

Foto: Referencial

La cantante Charlotte Campbell lo entendió rápidamente: fue una de las primeras en equiparse de un lector de tarjetas bancarias sin contacto para recibir la voluntad de quienes la escuchan al pie del London Eye, la noria gigante instalada en la orilla sur del Támesis.

“La gente se ha acostumbrado a pagarlo todo con tarjeta”, dice a la AFP esta mujer de 28 años tocada con una corona de flores artificiales. Así que “si la gente ya no lleva monedas, el arte callejero está en peligro de desaparición“, agrega durante una soleada tarde de finales del verano londinense.

Ahora, entre 5% y 10% de sus ingresos ya no vienen de las monedas que la gente deja en la funda de su guitarra sino de los pagos realizados en el pequeño lector portátil de tarjetas que programó para cobrar 2 libras (2,22 euros o 2,58 dólares).

También en las iglesias

En la iglesia Christ Church East Greenwich, en el sureste de Londres, aunque todavía se pasa un cepillo de madera durante la misa de los domingos, desde el año pasado la reverenda Margaret Cave también dispone de un lector sin contacto.

“El dinero se ingresa de forma segura en nuestra cuenta bancaria, nadie puede quedárselo, así que desde ese punto de vista es mejor que el dinero en efectivo”, asegura.

“Guerra al efectivo”

Sin embargo, este fenómeno no es del agrado de todos.”Una sociedad sin dinero en efectivo plantea problemas de tres tipos”, dice el experto financiero Brett Scott, autor de una guía sobre las finanzas mundiales.

“Está por una parte la cuestión de la vigilancia: se puede saber todo lo que uno hace. También la de la exclusión financiera: alguien sin tarjeta puede quedar excluido del sistema. Y toda la cuestión de la ciberseguridad”, enumera.

En su opinión, los bancos, las empresas de servicios de pago, el gobierno y las empresas de tecnología financiera están enzarzados desde hace dos décadas en “una guerra fría contra el dinero en efectivo” e intentan convencer a la opinión pública de que las monedas y los billetes son un inconveniente.

“Se puede entender un poco como una gentrificación del pago”, considera este analista. “Intentan empujar toda forma de actividad informal o no institucional hacia un espacio numérico que las grandes instituciones puedan vigilar y utilizar”, agrega.

Acontecimientos recientes parecen dar la razón a los detractores de esta excesiva dependencia de las tecnología de pago mediante tarjetas.

En el mes de junio, 5,2 millones de transacciones con tarjeta Visa –de las cuales 2,4 millones fueron realizadas en Reino Unido– estuvieron bloqueadas durante varias horas, dejando desamparados a comerciantes y consumidores.

Con información de Panorama


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en nuestra cuenta de Twitter https://twitter.com/noticias_ahora_  y mantente siempre informado”