Descubre porqué surge la atracción sexual entre compañeros

Los refranes populares afirman que “el roce hace el cariño”,  pero existe base científica para afirmar que cuanto más tiempo pasemos con alguien más atractivo nos parecerá.

Atracción
Foto: Referencial

¿Qué consecuencias tendrá compartir más horas con nuestros compañeros de trabajo que con nuestra pareja, por ejemplo?

Asimismo, la percepción de forma repetida de un estímulo, que inicialmente es neutral o positivo, lleva a una mayor atracción. Un 15,20% de los jóvenes españoles de 18 a 35 años considera el trabajo su lugar preferido para practicar sexo.

Primera  Impresión

La atracción sexual y afectiva se produce por diversos factores. A nivel biológico, asociado incluso a la supervivencia, los rasgos físicos cobran un valor importante pues, inconscientemente, pueden ofrecernos una imagen distorsionada según nos interese o no la persona en cuestión, a ese nivel.

Esto ocurre con la simetría, por ejemplo. Al valorarlo nuestro cerebro positivamente, reconociendo un rostro más armonioso, nos ayuda a inferir otras características que, por probabilidad presentará esa misma persona, como su buena salud, tanto a nivel físico como mental.

Pero también ocurre con la simpatía u otros rasgos de personalidad que vamos descubriendo al relacionarnos con las personas. Este sesgo cognitivo de atribución de características, aún no confirmadas, por la asociación a rasgos anteriores se conoce como Efecto Halo.

Fue acuñado así por Edward L. Thorndike en 1920, sigue estando vigente en nuestros días y siendo muy estudiado en relación al atractivo físico, por sus consecuencias tanto en los procesos judiciales como en el sistema educativo.

El poder de la proximidad

La primera impresión no es determinante y, aunque pudiera favorecer la continuidad de la posible relación futura y el incremento de la atracción, existe un factor importante para que todo esto suceda. La proximidad sería la clave.

En primer lugar, para poder coincidir en espacio y tiempo. Las personas de nuestro entorno tendrían mayor probabilidad de interactuar con nosotros físicamente y serían más accesibles, como es lógico (Berscheid y Reis, 1998). Al contactar podría aparecer este Efecto Halo facilitando, o no, este primer contacto. Asimismo, la proximidad, no solo consigue que la gente se conozca sino que lleguen a tener una cita o se casen.

Ya en 1939 un estudio sobre “Proximidad residencial antes del matrimonio” de Davie y Reeves, publicado en American Journal of Sociology abría las puertas a la investigación sobre este fenómeno.

Atracción

Las investigaciones más recientes, (Moya, 1999; Brehm, 1992), se evidenció la influencia de la proximidad física y el establecimiento de relaciones. Acostumbrarnos a una persona reduce nuestra ansiedad y nos hace sentir más cómodos.

Asimismo, los investigadores, Baron y Byrne en 1998, afirmaron que una persona nueva, con la exposición repetida, llegaría a ser familiar, ya que los sentimientos de ansiedad ante lo desconocido disminuirían de manera gradual. Por tanto, esta proximidad, o ese “roce” al que aludía en dicho popular, no necesariamente físico, puede incrementar la familiaridad y esta, a su vez, aumentar la atracción.

Este hecho se basa en el conocido “efecto de la mera exposición” (Zajonc, 1968). Se fundamenta en que la percepción de forma repetida de un estímulo, que inicialmente es neutral o positivo, lleva a una mayor atracción hacia ese estímulo.

Más aún, cuando tenemos que pasar mucho tiempo con una persona, por ejemplo en el trabajo, y la relación nos resulta desagradable, tendemos a restablecer el equilibrio.

El cerebro es maravilloso para ofrecernos lo que nos resulte más beneficioso para nuestra salud, aunque a veces nos cueste aceptar que el que parecía tan insoportable, a final no lo era tanto.

Atracción
Foto: Referencial

Con información de El Mundo


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en nuestra cuenta de Twitter https://twitter.com/noticias_ahora_  y mantente siempre informado”