Chenoa cuenta en su libro “Defectos perfectos” la razón por la que Bisbal la dejó

“Esas dos palabras se me clavaron en el pecho como dos balas. No podía respirar. Su ropa estaba en el armario”. Así comienza el quinto capítulo de Defectos perfectos, el libro autobiográfico de Chenoa que salió a la venta este martes 26 de septiembre y que se agotó en dos horas en Amazon. Por supuesto, con estas palabras, la extriunfita retrata su ruptura con David Bisbal. “Aquello tenía que ser una broma de mal gusto, pero no: era el peor día de mi vida. Le llamé y una voz contestó que aquel número no correspondía a ningún usuario. Él no estaba y el teléfono no era de nadie. Volví a marcar. Nada.”, continúa el episodio.

Chenoa
Foto: Referencial

“Quería morirme. Llamé a su hermana (…) Me dijo que lo entendiera, que no podía dar el número nuevo (….) “Si me has querido, aunque sea un poco, ¡protégeme, coño!”, revela Chenoa, 12 años después de ese mes de abril en el que Laura salió a la calle llorando, con chándal gris. Anunció entre lágrimas que David Bisbal le había dejado. Y que ella se enteró a la vez que el resto de España, mediante una rueda de prensa que él ofreció en Caracas, de que lo habían dejado. Se convertía entonces en la soltera de España. “Durante tres años se han rumoreado muchas cosas falsas. Siempre tratamos de llevarlo lo mejor posible, pero ahora sí es verdad que la relación terminó”, dijo el almeriense a modo de confirmación de la ruptura.

Una ruptura pública que Chenoa vivió de una forma muy distinta a como lo describió él: “Una semana antes de regresar de su viaje, David me envió un ramo precioso con una nota que decía algo así como ‘Ya llego’. Yo seguía flotando en mi nube de amor y flores blancas, cómo no iba a hacerlo. Cuando regresó, yo estaba trabajando y, al volver a casa, me lo encontré con la maleta hecha. ‘Tengo que pensar, necesito tiempo, mejor lo dejamos’. Ya había pasado otra vez y él había vuelto al poco tiempo, arrepentido y con las cosas claras: él me quería. Y punto. ‘Tómate tu tiempo. No hay problema. Veremos qué pasa’. Cuando le llamé al día siguiente, no noté nada raro. Estaba viendo la tele con sus padres. No pensé que la cosa fuera definitiva, pero lo era, al parecer”. Sus memorias no se quedan ahí: “Alguien me llamó por teléfono (…) ‘Pon la tele’. Allí estaba David, en una rueda de prensa en Caracas, encantado de la vida, diciendo que no estaba con nadie”.

Así las cosas, todo apunta a que, ahora, cuando está en su mejor momento profesional gracias, sobre todo, a Antena 3 y al formato Tu cara me suena -ha tenido unos años bajos en lo que discos y apariciones televisivas se refiere- y sigue soltera, María Laura Corradini ha decido abrir el baúl de los recuerdos. Habla de como fue el adiós, de la reacción suya y de la gente de su entorno. También, de cómo se comportó Bisbal y el resto de su familia: “Me llamó la hermana de David y me dijo que vendrían de una empresa de transportes a dejar unas cajas para que metiéramos sus cosas dentro. ¡Ah, por cierto…, cuidado con los premios! ¡Sus putos premios!”.

Chenoa
Foto: Referencial

“Recuerdo a mi madre mirando aquellas cajas que nosotros debíamos montar, toda aquella ropa que nosotros debíamos doblar y todos aquellos premios que debíamos tratar con cuidado”. (….) Nuestra relación estaba muerta cuando llegó su segundo disco, cuando se asentó como estrella internacional”, añade la extriunfita.

La cosa no queda ahí: Chenoa también ha tenido palabras para Elena Tablada: “Cuando al cabo de un par de meses salió a la luz su relación con Elena Tablada, no tenía fuerzas para enfadarme. Sólo me flagelaba. El abandono, el rechazo, la tristeza inmensa. Todo era culpa mía. O al menos, eso creía yo”.

“Chenoa nos presenta a Laura, despojada de su nombre artístico y de esa máscara del triunfo que, con frecuencia, oculta otras visiones más auténticas. Glamur, emoción, penas y alegrías se dan la mano en estas páginas que nos acercan a la personalidad de una gran artista y de una persona extraordinaria“, reza la sinopsis de un libro que ha movido a un ejército de chenoístas y twiteros. “Chenoa no está atacando a nadie en el libro. Está contando la verdad de su vida no solo la de Bisbal. Permite que la gente se lea el libro”, escribía la usuaria Andy. “David desde que dejó a Chenoa desapareció para ser Bisbal”, añadía @nowii05.

Con información de LaIguana.tv