Crisis migratoria se apoderó de la Cumbre Iberoamérica

La XXIV Cumbre Iberoaméricana celebrada en Guatemala, abordó nuevamente este jueves el tema de la crisis migratoria sobre el cual la comunidad alertó en el año 2006 y que será objeto de un comunicado especial que aún tienen que aprobar los jefes de Estado y de Gobierno del Bloque Iberoaméricano.

Cumbre
Foto: EFE

La crisis de Venezuela y la tensión en Nicaragua centraron la cita de los jefes de Estado de la región que se reúnen en La Antigua, reseñó El País.

El asunto, que se incluirá en la declaración final de la cumbre, fue discutido por los cancilleres de los 19 países latinoamericanos, más los de España, Andorra y Portugal, que constituyen la comunidad iberoamericana y que también aprobaron veinte comunicados especiales anexos a la Declaración de Guatemala, que se firmará mañana en la ciudad de Antigua.

Las migraciones, que fueron el tema central de la XVI Cumbre, celebrada en Montevideo en 2006, se reforzaron en la agenda regional en momentos en que millones de venezolanos huyen de la crisis en su país y miles de centroamericanos indocumentados se dirigen hacia el norte de México con la intención de ingresar a Estados Unidos.

Por lo que los cancilleres, aprobaron un texto que subraya la “necesidad de una respuesta” coordinada de la comunidad internacional frente a ese fenómeno e insta a diseñar una “visión compartida, responsable y solidaria”.

También destacó la “contribución positiva” de los migrantes a las sociedades que los acogen y rechaza “las muestras de discriminación, racismo y xenofobia” que muchas veces enfrentan, según el documento al que Efe tuvo acceso.

Asimismo, subrayó la “responsabilidad” de los Estados con la protección de los niños migrantes, que “no deben ser penalizados ni sometidos a la separación familiar” por la situación de sus padres.

El documento sobre migración fue propuesto por Costa Rica y no menciona ningún caso particular ni se refiere a las crisis migratoria venezolana y centroamericana.

A petición de México, se añadió un párrafo que enfatiza el “deber” de los migrantes a cumplir las leyes del país de acogida.

Los otros documentos tratan sobre asuntos de género, derecho al agua, cambio climático, trabajo decente, la infraestructura para la integración, la protección de las lenguas indígenas, entre otros asuntos.

Como en anteriores cumbres, la comunidad iberoamericana también aprobó un comunicado que respalda a Argentina en su intención de iniciar negociaciones con el Reino Unido sobre la soberanía de las islas Malvinas, y otro que insta al “fin del bloqueo” que los Estados Unidos mantienen contra Cuba.

También hubo una firme defensa del multilateralismo y del diálogo entre las naciones de Iberoamérica y la comunidad internacional, que fue expresada con más fuerza por el ministro de Asuntos Exteriores de España, Josep Borrell.

“Pareciera como si el mundo se estuviera deslizando a los años 30 y, aunque no haya grandes intenciones expansionistas, sí hay aires de venganza, tensiones proteccionistas y ataques a Naciones Unidas”, subrayó el jefe de la diplomacia española.

En ese marco, respaldado por las otras delegaciones, el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, defendió la cooperación sur-sur como una forma de reforzar los avances sociales que América Latina ha experimentado en las últimas décadas.

Con información de Informe 21


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en nuestra cuenta de Twitter https://twitter.com/noticias_ahora_  y mantente siempre informado”