El Salto adelante en la economía producirá el avance significativo de la conciencia del pueblo

Los últimos años de asedio y carencias materiales a la que nos ha llevado la Guerra Económica, viene produciendo cambios significativos en la percepción Colectiva de la realidad Económica, Política y Social del País, y mucho más allá, acerca del mundo.

Economia
Foto: Referencial

Quienes hasta muy poco, banalizaban la existencia y la incidencia del imperialismo sobre nuestra cotidianidad, quienes no comprendían nada o muy poco de las verdaderas causas de nuestros problemas, hoy en día, adquieren cada vez más, razones argumentos y elementos para sacar sus propias conclusiones, y estás, ya no colocan al gobierno como responsable de toda tragedia de cuanto nos pase.

Lo que no queremos decir que aún exista y de seguro continúen existiendo, sectores sociales que por intereses económicos o de clase, u otros que han enfermado psicológica y emocionalmente las campañas de mentiras y odio de la oposición política y económica, que continuarán culpando al gobierno de los males que nos ocurran, pero estos, son cada vez menos. Sin embargo, no escurrimos el bulto en la responsabilidad que tenemos como revolucionarios y como gobierno, de conducir el barco de la Patria, a puertos seguros.

Hoy día, muchos ya saben, que la economía no es cosa de especialistas, que esta hiperinflación no es más que especulación (sea esta, cambiaría, monetaria o financiera) que el desabastecimiento es distorsión, acaparamiento y huelga empresarial. Lo que por la vía del estudio de la economía política y de la crítica al capital por Karl Marx conocido como plusvalía, ha costado masificar en la conciencia de las mayorías, hoy, la guerra económica ha permitido conocerlo desde las entrañas del despojo a nuestro salario y nuestro acceso a los bienes de primera necesidad.

La realidad de la guerra ha permitido a muchos entender el robo y la usura, esos que el capitalismo hizo legitimo y a verlos cómo natural. Todo ello incluso, con la consecuencia del mal ejemplo, seguido por una pequeña porción del pueblo, que asumiendo la ética del robo de mucho empresario y otros grandes agentes económicos, emularon sin complejo alguno, el Bachaqueo como forma de sobrevivencia económica y ganancia fácil.

Sin embargo, y por el contrario a este mal ejemplo, la guerra económica, ha despertado un importante instinto Ético de otra buena porción del pueblo, y a nuestro parecer, es aquí, donde el digno, noble, trabajador y pueblo de paz de Venezuela, debemos librar la gran batalla, principalmente en las fuerzas éticas del Chavismo, ese que hoy, ya no se come el cuento de qué el aumento de los salarios es lo que encarece las mercancías, ese que cuestiona a viva voz cualquier desviación de ostentosidad o despilfarro de algún gobernante local, que en plena crisis ande en grandes fiestas, bochinche o con vestimenta cuantiosa e inaccesible a la mayoría.

Ese pueblo, que anhela que el salario le rinda y que consiga efectivo todos los días, para poder asistir regular y puntualmente a su trabajo. Ese que hoy sabe diferenciar y reconocer a leguas, los símbolos del Patriotismo y de nuestra historia frente a los símbolos del fetiche mercado de consumo capitalista. El que ya sabe que economía y política se conjugan para el asalto del poder, y que esto no es nada nuevo.

Simón Bolívar también enfrentó las conspiraciones de tendederos, hacendados y mercachifles de la época. Que los Páez en nuestra historia son recurrentes, que se perfilan como grandes batalladores pero de espíritu débil, carentes del devenir histórico y grandes en egocentrismo, lo que finalmente los ha conducido a la acera del frente de la historia, como defensores y aliados de dichos comerciantes, empresarios e importadores nacionales apátridas. Que los Santander continúan existiendo, como opresores de su pueblo y enemigos del nuestro.

Como pueblo tenemos cada vez más claridad, que la unidad es una divisa fundamental por encima de dificultades, temores y contradicciones, nuestro enemigo, es el imperialismo, y este se expresa en lo económico, en lo político, en lo social y en lo cultural.

Tenemos pues, dos grandes retos a nuestras espaldas. El de derrotar la Guerra Económica en todos sus ámbitos y formas, y el de avanzar significativamente en el plano de la Consciencia y la Etica Chavista.

Los valores del pueblo colectivo frente al individualismo. La solidaridad frente al egoísmo, la fuerza del trabajo frente al capital, el surgimiento del nuevo Estado  comunal frente al vigente Estado burgués, clientelar, ineficiente y burocrático,  el desarrollo histórico frente a la efervescencia espasmódica de lo eventual, la producción y la economía real frente a la economía financiera, el amor frente al odio, la luz del amanecer de la Revolución frente a las tinieblas de la noche y la desesperanza.

Con el Programa de Recuperación, Crecimiento y prosperidad Económica,
Con el Pueblo de Bolívar y Chávez, Nosotros Venceremos!

Por: Jorge Delgado
Delegado del VI Congreso del PSUV y
Constituyente 2017


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en nuestra cuenta de Twitter https://twitter.com/noticias_ahora_  y mantente siempre informado”