Ferreira: UC pide sea restituido su plan de salud HCM

La atención de salud de los trabajadores de la Universidad de Carabobo (UC) está en entredicho. Por lo tanto, el vicerrector administrativo, José Ángel Ferreira realizó un llamado a los gremios universitarios y así con esto, junto a sus autoridades, ratifiquen ante el Ejecutivo Nacional la necesidad de que otorgue los recursos pertinentes para reactivar el Plan Autoadministrado de Salud de la Universidad de Carabobo.

 

UC
Foto: Referencial

“Pedimos que revisen las políticas de hospitalización, cirugía y maternidad por parte del Sismeu y de los exiguos montos que se están dando, y que se envíen los recursos necesarios para nuestro centro de atención primaria en salud, el cual puede aliviar parte de los problemas de salud e influir en los costos correspondientes”, expresó Ferreira.

Advirtió a la comunidad del grave problema que se enfrenta en esta materia para 2019.  También, manifestó que el sistema de salud de la UC, uno de los activos fundamentales de la institución, en este momento presenta graves problemas. Este sistema estaba compuesto por tres elementos fundamentales: en primer lugar, la Unidad de Atención Médica Integral (Uami) que tiene en la actualidad graves problemas de infraestructura y dotación que no otorgan un funcionamiento regular.

“En segundo término –mantuvo-, el Plan Autoadministrado de Salud, que inexplicablemente no ha sido dotado de recursos desde el segundo semestre de 2018, trayendo como consecuencia el incumplimiento de compromisos laborales con nuestros gremios, relativos tanto al servicio de farmacia como el de consultas médicas y exámenes de laboratorio e imágenes, tan necesarios para complementar los procesos de salud”.

Destacó Ferreira, que mediante el Plan Autoadministrado, “la UC financió en 2017 la realización de 15.596 exámenes médicos, 7.219 consultas médicas y 8.637 récipes para la adquisición de medicinas a la mitad de su costo para los trabajadores universitarios. Y en 2018, 5.064 exámenes de laboratorio e imágenes, 2.133 consultas médicas y 5.182 récipes de medicinas, sólo hasta el mes de junio cuando la Opsu dejó de enviar los recursos correspondientes”.

Agregó, que el tercer componente de este sistema de salud se componía por el financiamiento combinado entre la universidad y los miembros de la comunidad universitaria de pólizas de seguro que complementaban los dos elementos anteriores.

La autoridad ucista señaló que este último elemento se eliminó a través del Sistema de Salud Integral del Ministerio de Educación Universitaria (Sismeu), en cumplimiento a una categórica instrucción por parte de la Oficina de Presupuesto del Sector Universitario (Opsu) que ordena no utilizar recursos del presupuesto universitario para invertir en pólizas de seguro y contar exclusivamente con el Sismeu. “Lamentablemente el Sismeu no ha dado la talla; tiene problemas para ser aceptado en las distintas clínicas de la región y los montos de cobertura no satisfacen los costos actuales de servicios médicos básicos, ni siquiera en los más modestos centros de salud”.

“Al cortar los recursos para nuestro Plan Autoadministrado, se priva a los trabajadores universitarios de un complemento y, peor aún, se inhabilita toda una estructura y una experiencia de 14 años en prestación de servicios de salud por parte la institución durante las 24 horas los 365 días del año. Al quedarse sin presupuesto se pone en peligro el destino de esta necesaria dependencia. Y si a esto le agregamos la gravedad de las condiciones actuales del Uami recientemente denunciadas por el director de Salud Integral de la UC, nos ubicamos en una situación absolutamente patética”, resaltó.

Ferreira añadió que “todo lo anterior puede mejorar notablemente si el Ejecutivo Nacional reconsidera su postura con respecto a la Universidad de Carabobo. Existen cuatro universidades del país, las cuales manejan en forma directa su Plan Autoadministrado de salud, como lo son LUZ, Unefa, Uneg y Unellez. Este tratamiento no le fue otorgado a la UC pese a que su trayectoria era similar a la de estas universidades hermanas. La gran perjudicada con todo esto es la comunidad ucista que no está siendo atendida y además está perdiendo recursos valiosos que en el pasado le fueron de buena utilidad para su salud. Todo esto, en contravención de la normativa laboral universitaria.”

Con información de Tiempo Universitario


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en nuestra cuenta de Twitter https://twitter.com/noticias_ahora_  y mantente siempre informado”