¡Los estafó! Nadia nunca viajó a los EEUU para operarse

La pequeña Nadia nunca viajó a los Estados Unidos para ser operada de una supuesta enfermedad terminal. Todos los indicios contra el padre de la menor se han apuntalado este martes en la primera sesión del juicio, que ha acogido la Audiencia de Lérida.

Nadia - EEUU - Estados Unidos
Foto: La Vanguardia

Todo fue una farsa orquestada por los progenitores –al menos por el padre– para enriquecerse a costa de su hija: pasearse por los platós para llegar a recaudar al menos 1,1 millones de euros en donaciones mintiendo sobre la salud de Nadia Nerea. Estaba enferma pero no era terminal como decían los padres. Tampoco destinaron los fondos para operarla, según las acusaciones.

Fernando Blanco y Margarita Grau se enfrentan a seis años de cárcel por su presunta estafa. Tras los interrogatorios a los que han sido sometidos este martes, y la declaración ante el tribunal de los Mossos que investigaron el caso, una cosa parece quedar clara.

El 31 de enero de 2013 Nadia no fue operada en un ningún hospital estadounidense, como el padre de la menor pregonaba entonces en los medios y como ha seguido insistiendo durante el juicio.

Los dos centros donde supuestamente había recibido tratamiento la pequeña no existían, según han desvelado ante el juez los investigadores. Fernando Blanco ponía entonces nombre a los supuestos hospitales (Texas Hospital y Houston Children); este martes, decía no acordarse del nombre de las clínicas.

Otro indicio que desarma la tesis de las defensas. En esas fechas ni Fernando Blanco ni su hija tenían pasaporte en vigor, ergo, era muy difícil que hubieran viajado a Estados Unidos, según los investigadores. Pero hay más. Lo ha puesto sobre la mesa el fiscal en el duro interrogatorio al que ha sometido a Blanco.

En aquellas fechan estaban en un hotel en Baleares. «Si estaba en Houston, usted no podía estar en Mallorca», le ha espetado el fiscal. «Si usted lo dice…», le ha respondido el acusado, que ha relatado el supuesto tratamiento de su hija: «Le hacían muchas mutaciones genéticas y cada vez que la hacen le ponen a cero». Le sacaban «los genes del cerebro», ha añadido el padre.

El abogado de Blanco, David Peña, ha tratado de salir al rescate de su cliente. Con sus preguntas a los investigadores intentaba sembrar dudas sobre si los Mossos se habían asegurado bien de que era imposible que padre e hija hubiesen ido a Estados Unidos. A tenor de la reacción del presidente del tribunal, no lo ha logrado. «Parece que sus preguntas son más para sostener la acusación…», le ha interrumpido el juez, apremiándole a que abreviase.

En base a lo escuchado en la sala de vistas, las mentiras de Fernando Blanco fueron más allá. En algunos medios había asegurado que él sufría cáncer de páncreas y no se trataba para priorizar lo de su hija. Este martes, el padre de Nadia, que está en prisión provisional desde que fue detenido el 6 de diciembre de 2016, ha negado haberlo dicho, pese estar registradas estas afirmaciones.

En cambio, la responsabilidad de la madre, Margarita Grau, ha quedado más difuminada. Tanto ella como su marido han insistido en que la mujer se limitaba a los cuidados domésticos de su hija y que se desentendía de la gestión económica de la fundación que el matrimonio tenía para captar fondos. Todo ello pese a que figuraba como tesorera.

Las preguntas que le ha hecho su abogado trataban de ahondar en esta supuesta ignorancia. «¿Sabe usted lo que es un notario? ¿Sabe lo que es una transferencia bancaria?», le ha llegado a preguntar. Esto ha hecho saltar al magistrado: «Claro que lo sabe; si no lo supiera estaríamos hablando de otro tipo de eximentes…».

El juez, por cierto, ha rechazado de plano la pretensión de la defensa de que Fernando Blanco abandone la cárcel para alojarse en un hotel durante el juicio. El juicio continúa este miércoles con más testigos.

Con información de ABC


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en nuestra cuenta de Twitter https://twitter.com/noticias_ahora_  y mantente siempre informado”