¡Gran hallazgo! Nasa descubre 10 planetas similares a la tierra

La Nasa, en el marco de la conferencia “Fourth Kepler and K2 Science” que se celebra esta semana en California, informó que gracias a su telescopio espacial Kepler, han podido localizar hasta 219 nuevos candidatos planetarios, diez de los cuales son rocosos de tamaño terrestre y orbitan su estrella en la zona habitable.

Nasa
Foto: Referencial

Kepler fue lanzado en 2009, pero su misión original finalizó inesperadamente en 2013 debido a un fallo de sus giroscopios. Logra buscar planetas detectando la minúscula caída en el brillo de una estrella que ocurre cuando un planeta cruza delante de él, llamado tránsito. El telescopio ha escrutado 150.000 estrellas en la constelación de Cygnus.

En esta conferencia se ha presentado la versión final y la más completa y detallada del catálogo de los exoplanetas descubiertos a partir de datos recogidos durante cuatro años de observaciones de ese telescopio.

Con este catálogo, derivado de los datos disponibles públicamente en el Archivo Exoplanetario de la Nasa, hay ya un total de 4.034 candidatos planetarios identificados por Kepler, de los cuales 2.335 han sido verificados como exoplanetas. De cerca de 50 candidatos de la zona habitable de tamaño cercano a la Tierra detectados, más de 30 han sido verificados.

Nasa
Foto: Referencial

Además, los resultados que utilizan los datos de Kepler sugieren dos agrupaciones de tamaños diferentes de planetas pequeños. Ambos resultados tienen implicaciones significativas para la búsqueda de la vida.

Nasa en la búsqueda de otra Tierra

Según informa la Nasa, el catálogo final de Kepler servirá de base para más estudios para determinar la prevalencia y demografía de los planetas en la galaxia, mientras que el descubrimiento de las dos poblaciones planetarias distintas muestra que aproximadamente la mitad de los planetas que conocemos en la galaxia no tienen superficie, o se encuentran debajo de una atmósfera profunda y aplastante, un ambiente poco probable para acoger vida.

“La comprensión de su frecuencia en la galaxia ayudará a informar el diseño de las futuras misiones de la Nasa para observar directamente a otra Tierra”, explica, como recoge EP.

Con información de AS