¿Lo sabías? Estos son los 8 pecados laborales que no debes cometer

Se supone que debemos llegar a tiempo al trabajo, respetar a nuestros compañeros y cumplir con las fechas de entregas de trabajos asignados. Pero hay otras 8 de cosas que no debemos hacer en el trabajo si queremos tener éxito.

trabajo
Foto: Referencial

Discutir mucho

Vístete apropiadamente

Muchas empresas en estos días adoptan un código de vestir casual, y aunque pueda ser bueno tanto para tu comodidad como para tu billetera, también puede abrir las puertas a decisiones desafortunadas. No importa qué tan relajado pueda parecer el ambiente en tu oficina, no cometas el error de usar ropa demasiado reveladora, rasgada o muy sencilla.

Hablar de política

La mayoría de los entornos de una oficina se prestan para conversaciones no relacionadas con el trabajo de vez en cuando. Pero aunque está bien discutir tus planes del fin de semana o tener alguna conversación sobre deportes, llevar conversaciones políticas al lugar de trabajo es una mala idea y lo último que quieres crear es un ambiente pesado donde no puedas verte frente a frente con tus compañeros.

Gastar tiempo en cosas que no son del trabajo

Incluso si trabajas en una oficina bulliciosa y llena de trabajo, existe una gran posibilidad de que alguien esté registrando tus hábitos laborales. Puede ser tu jefe o alguno de tus compañeros los que te estén vigilando y viendo si gastas mucho tiempo chateando o hablando por teléfono.

Nunca sabes qué información esté siendo rastreada por tu empresa, así que si estás usando la red local o el Internet de tu empresa, ten cuidado con los comportamientos que te puedan meter en peligro.

Enfermo con virus contagiosos

Muchas compañías no distinguen entre vacaciones y días libres por enfermedad, lo que significa que si hay mal clima, debes arreglártelas para llegar a la oficina. Pero aunque esté bien llegar en algunos casos con un resfriado menor, si estás ardiendo en fiebre, tosiendo hasta morir o experimentando algún tipo de enfermedad digestiva seria, hazle el favor a tus compañeros de quedarte en casa.

En cualquier caso explícale a tu jefe que estás bien pero que eres portador de gérmenes, y que preferirías tener el permiso para hacer tu trabajo desde casa ese día.

Robar la comida de tus compañeros

Esto no se debería ni siquiera mencionar, pero de todos los pecados que se puedan cometer en un lugar de trabajo, quizás no hay uno más indignante u ofensivo que ir hasta el refrigerador cuando nadie está mirando y tomar la comida que no es tuya.

Esparcir rumores

A nadie le gustan los chismosos, pero esa no es la única razón para no esparcir rumores o hablar mal de tus compañeros, incluso si es “justificable”. Bajo las circunstancias equivocadas, podrías terminar violando algún código de recursos humanos. Si realmente quieres hablar de un chisme, busca un amigo de tu confianza y convérsenlo fuera de la oficina.

Con información de CNN en Español