Gobierno argentino cede en reclamo sobre islas Malvinas

El Gobierno de Argentina liderizado por el empresario Mauricio Macri, ha calmado las acciones de su política internacional frente al conflicto de las islas Malvinas, territorio usurpado por Gran Bretaña desde 1833 con la firma de un acuerdo que resulta perjudicial para los intereses de la nación suramericana, así lo indicó la periodista Stella Calloni.

islas malvinas
Foto: Cortesía

«El acuerdo firmado es un acuerdo lesivo para los intereses argentinos, lesivo para la soberanía, y nuestro derecho a recuperar las islas Malvinas«, indicó la analista internacional en entrevista transmitida por el canal de noticias Telesur.

La periodista se refirió a la reciente información  suministrada por el Servicio de Hidrografía Naval de la Argentina (SHN),que asegura que Gran Bretaña efectuará ejercicios militares en las islas Malvinas desde el 19 hasta el 28 de octubre y que a pesar de que el Gobierno argentino emitió un comunicado oponiendose a tales acciones, la política exterior de Mauricio Macri no está orientada a un verdadero reclamo soberano de este territorio ilegítimamente ocupado.

Señaló que la base militar británica instalada en las Malvinas argentinas está inscrita en las bases militares de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan), «por tanto que esto no es sólo una base de Gran Bretaña que resulte una amenaza para Argentina, es una amenaza para toda la región».

Asimismo Calloni, advirtió que la nueva política exterior aplicada por el Gobierno de Macri, plantea conceder a los Estados Unidos (EE.UU) la instalación de dos bases militares en territorio argentino; una que estaría en Tierra del Fuego, el punto más sur de la nación y otra en la triple frontera con Brasil y Paraguay.

Cuando el Gobierno argentino era liderado por Cristina Fernández de Kirchner, se evidenció una política exterior orientada a la recuperación de este territorio y a la defensa de la soberanía nacional, con claras acciones diplomáticas respaldadas por diversas organizaciones de países del mundo.

Kirchner en su Gobierno solicitó a Gran Bretaña respetar la resolución 2065 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la cual explica que el organismo internacional reconoció la disputa territorial e instó a ambas partes a iniciar negociaciones para encontrar una solución. Hasta la fecha, la nación europea se ha negado a dialogar.

Con información de AVN