Bajo octanaje de la gasolina incrementa pistoneo en vehículos

135
Bajo octanaje de la gasolina
Compartir

En los últimos meses se ha vuelto imposible ignorar el sonido metálico que emiten los vehículos en Valencia cuando los semáforos dan luz verde. Se trata del pistoneo, una falla ruidosa en el motor de los carros cuando aceleran.

Gerónimo Fernández tiene 30 años trabajando en un taller especializado en mecánica Renault. Últimamente ha recibido varios clientes con vehículos que presentan el “traqueteo” en el motor, un mal funcionamiento de los pistones característico de los automóviles que usan gasolina de octanaje inferior para el que están especificados.

Bajo octanaje de la gasolina

Desde el año pasado Venezuela importa combustible iraní producto de la paralización de la producción en las refinerías del país. Aunque no existen estudios que especifiquen el octanaje del hidrocarburo y el Gobierno de Nicolás Maduro se muestre hermético respecto al tema, los mecánicos aseguran que no es de 91 o 95 octanos (para lo que está adaptado el parque automotor venezolano), lo que se evidencia, entre otras cosas, en  daños en los pistones del motor.

Aunque no se puede precisar que la gasolina es de 87 octanos, como se especula, sí está seguro de que el octanaje no corresponde al que se acostumbraba a utilizar antes de los problemas de escasez de combustible.

“El pistoneo se produce cuando hay una combustión a destiempo en el motor. Si el octanaje de la gasolina es bajo, la explosión es más volátil y daña los pistones. Hasta puede dañarse el motor por completo. Con mayor octanaje esa explosión es más controlada porque tiene antidetonantes, los que se presume que no trae la gasolina iraní”, detalló.

Otras de las causas que estarían afectando el funcionamiento de los vehículos son los residuos en la gasolina, razón por la que Jean Montero ha cambiado la bomba de gasolina de su carro tres veces en menos de cinco meses. “La gasolina viene contaminada. Sí no es con agua, es con tierra”.

Residuos en el combustible

José Caicedo, también mecánico, asegura que en los últimos tres meses el 70% de sus clientes recurren a él por cambiar la bomba de gasolina, un servicio que puede costar hasta 140 dólares, dependiendo del tipo de vehículo. “Antes un balanceo era más común, ahora la mayoría viene por cambio de pila de gasolina porque el combustible está bienvenido muy sucio”.

Fernández, por el contrario, considera que la contaminación del hidrocarburo se produce dentro del país. “Es responsabilidad de las gasolineras hacer mantenimiento, usar filtros, era algo que se estilaba antes. Pero ahora no se hace. Y es algo fácil de comprobar: las personas vacían el tanque ven la tierra o el agua”.

Renta incosteable

Desde México, la venezolana Melanie Ruiz, dio su opinión. Residente desde hace cuatro años en ese país, entiende la magnitud del problema del combustible que atraviesan sus paisanos nada más haciendo una comparación: En el país azteca, donde el octanaje es de 91 y 93, jamás le ha cambiado la bomba de gasolina a su carro y tampoco la ha aturdido el ruido del pistoneo.

Ruiz atribuye la buena operatividad de su vehículo a el mantenimiento preventivo constante que puede permitirse: limpieza de inyectores y filtros y remplazo de pila.

La última vez que Germán Márquez, residente carabobeño, le hizo ese mantenimiento a su carro le costó $60. “Es algo que debemos hacer todo el tiempo si queremos alargar la vida del motor, pero es una renta incosteable en medio de la crisis económica que atravesamos”.

Puedes seguir leyendo: Gustavo Gutiérrez: sobre nuestros hombros llevamos una carga histórica para seguir construyendo patria


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en TELEGRAM  y mantente siempre informado.»

noticias de hoy
manzur ramadan dagga