César Burguera: el alucinante efecto de la anestesia

Postoperatorio

Las lógicas secuelas, los secundarios efectos dejados por la poderosa anestesia cuidadosamente aplicada para proceder a la quirúrgica y gástrica intervención debe ser la principal causa de la desorientación y desvaríos exhibidos por varios dirigentes de PJ en el estado en su estéril intento de tratar de engañar y mentir a toda una ingenua militancia sobre imaginativos logros, creativas hazañas en la frustrada jornada de recolección de manifestaciones de voluntades, y haber convertido el renovador evento en un histórico e inédito descalabro electoral, quedando al desnudo la incapacidad de los que hoy les corresponde llevar las riendas y la improvisada dirección de PJ.

anestesia
Foto: Referencial

Negación

Pero al tratar de buscar una básica explicación a esta conducta promovida fervientemente por 2 diputados de la AN que aún están en la delicada fase de convalecencia estrictamente indicada por haberse sometido a la bariátrica cirugía, buscando la médica manera de disminuir su peso corporal, indagamos a varios expertos en las ciencias psicológicas y psiquiátricas sobre esa terca actitud de negar lo inocultable. Y es que a criterio de los avezados especialistas del estudio de la mente, la negación es tan solo un concebido mecanismo de defensa que consiste en enfrentarse a los conflictos negando su existencia, que lleva al individuo a oponerse a pugnas emocionales y amenazas, negándose a reconocer algunos aspectos dolorosos de la realidad que son manifiestos para los demás.

Las oficiales actas

Esta psicológica patología es la actitud irresponsable e inmadura por parte de algunos miembros de la dirección regional de PJ en seguir promoviendo la falsa creencia de que llegaron a alcanzar el objetivo de validar esa organización. Dentro de la engañosa y pecaminosa actitud, se encuentran incursos 2 diputados en su dura y fratricida lucha contra la obesidad, occidentales alcaldes y un deprimido aspirante como “Mamenguá” que ha timado para posteriormente dilapidar innumerables recursos en su empeño de promover una solitaria e inexistente candidatura.

El primer indicativo del bochornoso descalabro electoral fue el acta refrendada por quien ostenta la envidiable condición de ser el leal representante y testigo principal de PJ ante el CNE, el insobornable Ricardo Salazar, quien aún incrédulo ante el sonoro fracaso, quiso dejar constancia de la inocultable nulidad de la dirigencia regional y plasmó su decepción con la lapidaria aseveración “Queremos ratificar que la transmisión no ha sido lo más efectiva en estados como Carabobo, ya que comparativamente con estados similares en cuanto a la población electoral el porcentaje está muy por debajo del promedio”.

La definitiva daga

Pero el miércoles 22, a las 3 de la lluviosa tarde, surgía desde los amplios recintos del CNE la definitiva acta que daba cuenta de lo oficialmente recabado. PJ designaba a su secretario nacional de organización, Edison Ferrer, para que recibiera el oficial documento  y estampara su rúbrica en señal de recibido y absoluta conformidad.

Posteriormente y en la penumbra de la capitalina noche, Ferrer se quejaba agriamente del equipo político de Carabobo y exponía ante los jerarcas de la dirección nacional la magnitud de este electoral infortunio de PJ, en devastadora crítica comparaba la cifra o firmas recolectadas en Carabobo con otros estados de similar densidad poblacional, como Aragua, donde llegaron a recabar 11.037 manifestaciones o lo ocurrido en Anzoátegui con 11.715 voluntades. Altisonantemente reclamaba que 6.435 firmas era el fiel reflejo de una inaceptable desidia y desinterés.

Pero Ferrer en su demoledor análisis incluyó lo dramáticamente ocurrido en Valencia donde no llegaron a conseguir ni siquiera la mitad del 0.5% de las firmas requeridas. Es importante destacar que esta cifra de 6.435 manifestaciones será sometida posteriormente a la culminación de las diferentes jornadas de renovación al necesario lapso de impugnación, es la validación biométrica de cada una de las huellas dactilares y el ineludible proceso de la doble militancia, que traerá como consecuencia la drástica merma, llegando a calcularse, según calificados expertos electorales opositores acreditados en el CNE, que en definitiva el número recabado sería de 5.250 manifestaciones, ubicando a PJ como relegada fuerza política de la región, muy por detrás de VP que obtuvo el doble de manifestaciones y de Avanzada Progresista que los supera en estas lides o faenas de efectiva recolección, además es importante advertir que aún faltan los resultados de las citas renovadoras de aquellos partidos con significativa presencia en el estado como lo constituyen AD y UNT.

Rebelión en puerta

El grupo de los “fallidos” se negaba a dar la cara y debida explicación a la molesta militancia, 2 ediles que han sido apartados de las decisiones o estrategias por haber negado la proposición de Amengual de otorgarle la condición de testigo regional de PJ al retirado general Cliver Alcalá en los comicios parlamentarios del 2015 y su incorporación a las filas de PJ en la condición de flamante coordinador político, Ronald González y Thomás Dangel, pertenecientes al tradicional sector de PJ, increparon a la ineficiente directiva por su pobre desempeño recaudador y esta misma semana acudirán a la ciudad capital para manifestar sus observaciones que decantaron en el desdichado resultado de que PJ no lograra validarse en Carabobo.

Igualmente han surgido internos reproches para justificar el fracaso en el renovador proceso, días atrás el mismo Armando Amengual consideraba que había sido inoportuno que los diputados de PJ por Carabobo, Juan Miguel Matheus y Marco Bozo se hubieran sometido a una intervención cosmética semanas previas a la compleja jornada de validación, “Mamenguá” incluso dejaba filtrar que las bariátricas operaciones fueron obsequiadas por el actual presidente de la AN, Julio Borges, quien pretendió, en un acto de justicia y amplitud, incluir a Carlos Santafé, el gordo, quien descartó someterse a la vanidosa operación alegando razones de seriedad y mesura. El eminente galeno, según “Mamenguá”, que llevó a cabo la ardua labor de disminuir peso corporal fue Alberto Salinas Karpel utilizando las humildes instalaciones del Hospital Clínicas Caracas para acometer la compleja labor de luchar contra la obesidad.

Eclipse total de sol

A la hora de redactar este espacio nos llega los sabatinos resultados de la faena recolectora llevada a cabo por Proyecto Venezuela, dramático y desértico resultado. De nada valieron los desgarradores mensajes enviados desde el exterior por Henrique Salas Römer, quien al observar que había sido objeto de un vil engaño a través de diarios reportes que auguraban la segura validación en 16 estados, decidió retirarse del proceso de renovación alegando desventajas económicas o que las condiciones no estaban dadas para seguir participando. La traición ya estaba planificada meses atrás y la irrevocable renuncia del jefe de la organización la misma noche del fatídico sábado, terminó por develar el siniestro plan.

Previamente fueron varias las causas que precipitaron la desaparición política, el elaborado plan Arturo’s puesto en práctica impecablemente en las primarias parlamentarias de 2015, la continua e incesante captación de la amarilla militancia por parte del hábil Correlón y el desmoralizante hecho de que Henrique Salas Feo manifestó que no tenía intención de retornar al país y mucho menos para validar a una agónica organización, es decir que hasta el Pollo los abandonó. Y ésa es la verdad.

Con información de Notitarde