Con público de cartón animan juegos de futbol durante la pandemia

15
pasarela de pagos en linea

Uno de los escenarios más bizarros provocado por el coronavirus es el de un estadio lleno de público de cartón. Hace meses nadie imaginaría esta escena propia de la serie de ciencia ficción Black Mirror. Hinchas de cartón con sonrisas congeladas y mirada fija haciendo el papel de fantasmas. Ningún rostro tenso por la expectativa, ninguna lágrima de felicidad o tristeza. Sólo inexpresivo cartón.

Puedes leer: El coronavirus flota en el aire, revela estudio científico

¿La importancia de los espectadores es tan fundamental que es necesario que estén allí, así sea como monigotes? ¿Con público de cartón se animará Messi para hacer un endiablado juego de piernas? ¿Y después del gol, saldrá corriendo como un loco a celebrar con su fanaticada de muñecos? Suena aterrador.

Público de cartón para animar

Las ligas de fútbol de todo el mundo reanudaron la acción en varios puntos en los últimos dos meses. Se establecieron restricciones, como el uso de máscaras por parte del personal, para evitar propagación del coronavirus. Pero la restricción más sentida fue la de prohibir a los aficionados el acceso a los estadios.

La sensación de extrañeza que provoca jugar en un estado vacío ha impulsado diversas iniciativas para recobrar cierta normalidad. Por ejemplo, la falta de ruido de multitudes, está siendo abordada con falsas aclamaciones. Un ruido de fondo que acompañe la soledad de los jugadores.

Pero algunos clubes de fútbol, como el Leeds United, están poniendo público de cartón en sus gradas. Jon Mackenzie, un escritor de fútbol independiente, editor y podcaster, describe el experimento. «Puedes enviar tu foto, o la de un ser querido, La imprimirán en un recorte de cartón, y luego estarán en el estadio cuando veas el partido por televisión», dijo.

¿Espectacular visualmente?

Con una multitud de 15.000 personas, Mackenzie dice que el público de cartón puede ser «bastante espectacular visualmente». Pero no es una solución perfecta, como descubrió el Leeds United en un partido del 27 de junio contra el Fulham.»El tiempo era muy tempestuoso. Estaba muy húmedo y ventoso. Los recortes de cartón realmente no resistieron la presión a la que los elementos los sometieron», dijo.

Puedes leer: Suiza sanciona a 11 funcionarios del Gobierno de Venezuela

Mientras que la vergüenza de Leeds se salvó con recortes de repuesto. Otros clubes no tuvieron tanta suerte con la estrategia del público de cartón. «Hay una historia sobre un club en Corea del Sur que puso algunos maniquíes alrededor de la cancha. Luego se descubrió que estos maniquíes eran en realidad muñecas de una compañía de juguetes sexuales», dijo. «Ese club en particular terminó en un gran problema”.