Hoy se cumplen 157 años de la muerte de Ezequiel Zamora

x

Ezequiel Zamora, mejor conocido como el general de los hombres libres, nace en Cúa, estado Miranda, en 1817, hijo del matrimnio Alejandro Zamora y de Paula Correa.

Foto: Referencial

Durante su infancia recibió una precaria formación en la escuela formal, la cual es completada por su cuñado el sacerdote Juan Cásper, quien lo instruye en la historia política y en los movimientos políticos creados en el viejo continente.

En 1840, Ezequiel Zamora, que representa uno de los símbolos de la llamada Guerra Federal, se une a las filas liberales que dirige Antonio Leocadio Guzmán, acérrimo enemigo de la causa conservadora en ese momento en el gobierno.

La situación política de Venezuela en la década de los 40 es muy inestable debido a la confrontación entre los bandos conservadores y liberales por el predominio del poder y por la política económica, de emigración y el repartimiento de tierra a los sectores campesinos.

Antes esta situación, Ezequiel Zamora encabeza un levantamiento en la localidad de Guambra, estado Aragua, bajo las consignas de “Tierra y Hombres Libres”, “respeto al campesino” y “justa distribución de la riqueza”.

Este intento de construir una sociedad más justa fracasa y es hecho preso, pero se fuga de la cárcel, lo que permite que el presidente José Tadeo Monagas le otorgue la libertad, permitiéndole alistarse en las filas del Ejército que enfrenta el alzamiento conservador liderado por el general José Antonio Páez, obteniendo diversos triunfos en las batallas de Cabimas, Quisiro y Barinas.

Durante la denominada “Guerra Federal”, las fuerzas federalistas comandada por el general Juan Crisóstomo Falcón, inician una serie de alzamientos contra el gobierno conservador y centralista.

El 10 de diciembre de 1859 libró junto a su tropa la batalla de Santa Inés, en el estado Barinas, donde fueron aniquilados los efectivos conservadores y quedó abierto el camino hacia Caracas y con ello la victoria final.

En el paso hacia la capital decidió barrer los restos del derrotado ejército en San Carlos, y un mes después, el 10 de enero de 1860, murió de un disparo en la cabeza realizado por un francotirador posicionado en el campanario de la iglesia.

Con información de Informe 21