Hijos de Cristina Fernández declararon por caso de corrupción

La justicia argentina dio un avance en la investigación con la declaración de los imputados en casos de corrupción cometidos en el Kirchnerismo (2003-2015), Florencia y Máximo Kirchner, hijos de los expresidentes Christina Fernández y Néstor Kirchner.

Declaración
Foto: Referencial

«Me veo obligada a aclarar que en ningún momento de mi vida integré una asociación ilícita criminal ni tampoco participé en maniobras de lavado de activos de origen ilícito ni en ningún otro delito», afirmó Florencia Kirchner, de 26 años, en un escrito presentado ante el juez del caso, Claudio Bonadio, en el que también pidió el levantamiento del embargo que pesa sobre sus ingresos laborales.

La joven fue la primera en acudir este lunes a los tribunales de Buenos Aires, luego de que en febrero pasado Bonadio citase, entre otros, a Fernández, sus hijos y a los empresarios Cristóbal López y Lázaro Báez, que ya comparecieron días atrás acusados de los mismos delitos.

Máximo, de 40 años, que actualmente es diputado por el kirchnerista Frente para la Victoria, tampoco respondió preguntas y consideró un «verdadero disparate» sospechar que el pago de alquileres a «Los Sauces» fuera parte de «retornos» por la concesión de obra pública.

La causa Los Sauces se inició en abril del año pasado tras una denuncia de la diputada de centro izquierda Margarita Stolbizer contra Fernández y sus hijos, en la que les acusaba de falsificación de documentos públicos, cohecho y lavado de dinero relacionados con supuestas transacciones ilícitas con López y Báez.

Al igual que su madre, Florencia y Máximo Kirchner están acusados de presunto lavado de dinero y cohecho cometidos supuestamente a través de la empresa familiar Los Sauces, que se dedicaba, según la Fiscalía, a recibir millonarias sumas de dinero por el alquiler de inmuebles a empresarios a los que previamente beneficiaba con obras públicas y licencias.
 Con información de El Tiempo