¿Sabías que tenemos gusanos en el ojo y que se reproducen mientras estamos durmiendo?

0
382
Demodex - Noticias Ahora
Compartir

Estamos compuestos principalmente por células que forman tejidos, que estos tejidos forman órganos y estos órganos constituyen sistemas. Sin embargo, nuestro organismo es mucho más que un conjunto de células eucariotas, puesto que en él viven poblaciones de miles de bacterias además de otros seres vivos como el protagonista de esta nota: un ‘’gusano’’ que puede vivir en tus ojos y otras partes de tu cara.

Un ácaro minúsculo en el tu rostro

A pesar de su aspecto de gusano, el organismo del que hoy hablamos no es un gusano, sino un ácaro del género Demodex, un género en el que encontramos más de cien especies diferentes, de las cuales dos son las más estudiadas y fueron las primeras en descubrirse: Demodex folliculorum y Demodex brevis.

Nuestra cara es la ciudad que habitan estos diminutos animales, los barrios por los que se mueven son las diferentes partes de nuestra cara donde hay abundantes glándulas sebáceas y secreciones (nariz, mejillas, labios, frente, barbilla), aunque el más transitado son las pestañas. En estos barrios establecen sus viviendas en las calles principales, los poros y los folículos pilosos.

Antes de que te levantes a mirarte en el espejo para intentar encontrar uno de estos animalitos, te informamos de que los Demodex no se pueden ver a simple vista, pues su tamaño se encuentra entre los 0,2 y los 0,5 milímetros.

Pero no te preocupes, que aunque no te lo puedas ver al espejo has de saber que este ácaro no está en todos nosotros, pues su presencia es más probable cuanto más avanzada sea nuestra edad. Además, en el caso de que habiten tus ojos, no siempre son dañinos.

Los Demodex se alimentan de nuestra piel muerta

Puede parecer una triste forma de vida el hecho de depender de otro organismo para poder subsistir, pero nada más lejos de la realidad. En la naturaleza son miles los ejemplos de animales que tienen una relación comensal o parásita con sus hospedadores. En este caso, los Demodex son ectoparásitos – parásitos que se encuentran en la superficie de nuestro cuerpo – y su forma de vida es realmente interesante, tanto desde el punto de vista biológico como clínico.

Dentro de nuestros poros y folículos pilosos, viven alimentándose de nuestras secreciones y la piel muerta. En su cuerpo tienen unas estructuras que les permite ‘’rascar’’ las células muertas y alimentarse de ellas.

Cada folículo piloso es una vivienda para el ácaro

Como todo organismo viviente, los ácaros de tus ojos tienen una función reproductiva. Pueden poner entre 20 y 30 huevos en un folículo piloso y su ciclo reproductivo tiene una duración de aproximadamente 14 – 18 días.

En la superficie del folículo, donde los ácaros viven en su estado adulto, las hembras de Demodex son inseminadas. Tras la cópula, se mueven hacia el interior del mismo cerca de las glándulas sebáceas para depositar los huevos.

Una vez emergen de los huevos, las larvas se adhieren al interior del folículo hasta que crecen transformándose en una protoninfa, la siguiente fase. Antes de llegar a su estado adulto, la protoninfa pasa por otra fase, la de deuteroninfa.

Es en ese momento cuando el ácaro en su fase juvenil más avanzada decide moverse hacia la superficie del folículo, donde alcanzará el estado más maduro de su ciclo vital convirtiéndose en un adulto. Al llegar a su estado adulto, el ácaro decide independizarse y buscar otra vivienda en la que instalarse. En su caso, la mejor vivienda es un nuevo folículo al que ir a buscar alimento y formar una nueva familia.

¿Son los ácaros de los ojos peligrosos para nuestra salud?

En condiciones normales, el ácaro Demodex no es perjudicial para la salud. De hecho, como ya hemos comentado, se dedican a alimentarse de nuestras células muertas y el sebo. No obstante, al igual que otros seres vivos que habitan nuestro cuerpo, hay determinados casos en los que este ácaro puede causarnos daños y trastornos en la piel.

La piel es el órgano que nos protege, y los daños que se generan en ella pueden abrir la puerta a diferentes agentes patógenos – como virus o bacterias – que pueden ser perjudiciales para nuestra salud. Demodex puede ser uno de los amos de llaves que abran esas puertas haciendo que estos patógenos entren en nosotros.

Además, un exceso de estos ácaros en un solo folículo, pueden provocarnos otros inconvenientes en la cara como conjuntivitis, inflamaciones e incluso se les ha relacionado con otro tipo de afecciones como la rosácea; una enfermedad de la piel en la que se produce un enrojecimiento. También existe en la literatura científica una relación de estos ácaros con problemas en los ojos tales como el ojo seco o la blefaritis (una inflamación en el borde de los párpados).

Noticias Ahora 

Puedes seguir leyendo: Fanática extrema a los roedores tiene 50 ratas de mascotas


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en TELEGRAM  y mantente siempre informado.»

manzur ramadan dagga