Descubre cuales son los efectos del estrés en tu cerebro

x

Entender los efectos del estrés requiere contextualizar su impacto. Para ello hay que partir de su consideración como un componente normal de nuestra vida. El estrés originalmente es una respuesta evolutiva para enfrentar amenazas ambientales. Sin esa tensión nuestros antepasados no hubiesen podido sobrevivir.

Pero nuestra sociedad ha cambiado significativamente estos efectos. Las demandas cambiaron y los desafíos también. La vida aceleró a un ritmo endiablado. La época contemporánea convirtió a los efectos del estrés en otra cosa, en una fuerza potencialmente destructiva.

A eso hay que añadirle que el momento que estamos viviendo actualmente: una pandemia que genera incertidumbres sobre el futuro, la salud y la situación económica. Este difícil escenario está funcionando como un multiplicador del impacto.

Puedes leer: Manchester City pagaría hasta 177 millones de euros por Messi

Carmen Pedraza Benítez , catedrática de Psicobiología y Margarita Pérez Martín profesora de Fisiología y Neurocientífica, ambas pertenecientes a la Universidad de Málaga, analizaron los efectos del estrés en uno de nuestros órganos más complejos: el cerebro. La BBC publicó su indagación.

Efectos del estrés y cortisol

Si el estrés se percibe como impredecible e incontrolable, puede tener consecuencias importantes para el cerebro. Entre ellas, un aumento de una de las hormonas del estrés, el cortisol. Como en todo en la vida, hormonalmente necesitamos un equilibrio.

El cortisol es necesario para regular numerosas funciones. Pero cuando se rompe ese equilibrio, puede alterar numerosos genes que afectan al sistema inmune y a procesos tan importantes como la neuroplasticidad.

¿Qué entendemos por neuroplasticidad? Podría definirse como la capacidad del cerebro para cambiar y adaptarse a nuevas experiencias. Gracias a ella somos capaces de adaptarnos y aprender de las nuevas situaciones, además de hacer frente a circunstancias adversas. Uno de los efectos del estrés más complicado es que al reducirla, afecta a cómo nos enfrentamos a los problemas.

Inflamación cerebral

Por otra parte, cuando nos estresamos nuestro organismo reacciona de la misma manera que si se tratara de un proceso infeccioso, es decir, movilizando a las células que combaten una infección, aunque no exista. Esto recibe el nombre de inflamación. En otras palabras, el estrés inflama nuestro cerebro.

Adicionalmente, los cambios en el cerebro pueden ser responsables de la aparición de numerosos trastornos neuropsiquiátricos, como el trastorno de estrés postraumático, la ansiedad y, sobre todo, la depresión.

Puedes leer: Mueren dos abuelos tras ser atropellados en San Diego

Además, la exposición al estrés también modifica el comienzo y el curso de muchas enfermedades neurodegenerativas. Entre ellas la enfermedad de Alzheimer, que entre otras cosas se relaciona con alteraciones inflamatorias y de la plasticidad nerviosa. Justo las mismas que induce el estrés.

Por lo tanto, resulta de extrema importancia emplear estrategias que podamos usar para reducir las consecuencias del estrés. El ejercicio físico, una alimentación equilibrada, los apoyos sociales y la meditación son algunos ejemplos de estrategias que reducen sus efectos.