¡Más allá de los disfraces! Esta es la cara oculta del Halloween

541
pasarela de pagos en linea

Halloween es una celebración popularmente conocida en países como Canadá y Estados Unidos. Sin embargo, las costumbres del Halloween se pueden encontrar en fiestas similares de otras partes del mundo. Quizás tengan otro nombre, pero en el fondo tienen que ver con el mismo tema: el mundo de los espíritus, los muertos, las hadas, las brujas y los demonios.

Halloween
Foto: Noticias24 Carabobo

Tal vez algunos no crean en los espíritus y les parezca que el Halloween es solo una oportunidad para divertirse entre amigos y hacer volar una rato la imaginación. No obstante, hay quienes piensan que esta celebración es peligrosa. ¿Por qué?

Una enciclopedia sobre tradiciones estadounidenses explica: “Básicamente, el objetivo del Halloween es contactar con los espíritus, muchos de los cuales se dedican a intimidar o a asustar”. Lo mismo ocurre con otras fiestas  similares, tienen raíces paganas y están íntimamente relacionadas con el culto a los antepasados.

Aunque el Halloween se considera una fiesta norteamericana, cada vez se está celebrando en más países. Con todo, la mayoría de la gente desconoce el origen pagano de los símbolos, las costumbres y los elementos decorativos de dicha fiesta, muchos de los cuales están relacionados con seres sobrenaturales y fuerzas ocultas.

Es curioso que los seguidores de la religión wicca, quienes practican brujería y ritos celtas, siguen llamando a la noche de Halloween por su nombre antiguo, «Samhain», y la consideran la más sagrada del año. El diario USA Today citó las siguientes palabras de una bruja: “No lo saben, pero están celebrando con nosotros nuestra fiesta, y nos encanta”.

Costumbres y símbolos

Vampiros, brujas y zombis: Estas criaturas siempre han sido relacionadas con los malos espíritus.

Dulces: Los antiguos celtas buscaban apaciguar a los malos espíritus con dulces. Posteriormente, la Iglesia animó a la gente a ir por las casas en la víspera del día de Todos los Santos y pedir comida a cambio de una oración por los difuntos. De ahí viene la costumbre de pedir dulces en Halloween.

Disfraces: Los antiguos celtas utilizaban máscaras horribles para que los malos espíritus creyeran que ellos también eran espíritus y los dejaran en paz. Poco a poco, se mezcló esta costumbre con la celebración del día de los Muertos y del día de Todos los Santos. Más tarde, la gente empezó a ir de casa en casa vestida de santos, ángeles y demonios.

Calabazas: Antiguamente se ahuecaban nabos y se les colocaba una vela para espantar a los malos espíritus. Había quienes creían que la vela representaba un alma atrapada en el purgatorio. Con el tiempo, los nabos fueron sustituidos por calabazas.

Con información de JW.org