Docentes en Carabobo exigen NO al regreso a clases

Docentes en Carabobo exigen NO al regreso a clases
Compartir

No hay condiciones de bioseguridad, infraestructura ni servicios básicos para clases presenciales. No es un capricho. Los docentes en Carabobo tienen una lista de exigencia que se ajustan al resguardo de la salud de la comunidad y que incluye que ellos y los alumnos estén en las listas de las jornadas de vacunación contra la COVID-19.

Ellos se avalan en estatutos internacionales. La Unicef advirtió que la pandemia ha causado estragos en la enseñanza de los niños de todo el mundo y que la inmunización es una medida fundamental para que vuelvan a estudiar de nuevo en la modalidad presencial.

Esta es una premisa que los docentes no ven reflejada en los anuncios del gobierno de Nicolás Maduro. “Recomendamos que tomen medidas que se ajusten a la realidad, lo que se haga en función al retorno a clases debe ser con pasos firmes, no podemos poder en riesgo la salud del pueblo con decisiones que no son planificadas sino imprevistas. Volver a las aulas no puede ser improvisado sino con el cuidado necesario”, dijo el presidente de Sitraenseñanza en Carabobo, Juan Tortolero.

Fue insistente al aclarar que sin vacunación los docentes no retornarán a las escuelas. “Ese es el muro de contención que se necesita. Ya la OMS ha dicho que por lo menos 50% de población debe estar vacunado para controlar cifras de contagio, y aquí en Venezuela están aumentando. Los maestros y alumnos deben estar en primera fila de la vacunación”.

Docentes en Carabobo exigen NO al regreso a clases por falta de sueldo

Ellos no solo piden ser vacunados. Las precariedades derivadas de se agravan cada vez más. Simplemente no pueden llegar a sus puestos de trabajo para dar clases con sueldos de hasta cuatro dólares al mes, es imposible para ellos pagar un millón 600 mil bolívares en dos días de pasaje.

El transporte público está en 100 mil pero lo van a aumentar a 400 mil y nosotros cobramos poco más dos millones de bolívares en una quincena”, relató Tortolero.

El rechazo al retorno a las aulas para las clases es prácticamente un consenso gremial. José Gregorio Medina, del magisterio carabobeño, aseguró que la dirigencia sindical no está de acuerdo en la forma unilateral como el ejecutivo nacional realiza el llamado a clases sin condiciones mínimas de bioseguridad y sin un plan de vacunación para maestros.

“Exigimos un plan de salud con vacunas y HCM digno, así como un salario amparado en artículo 91 de la Constitución. No nos negamos a dar clase pero necesitamos condiciones mínimas”.

Lo mismo piensa Luis Guillermo padrón, presidente de junta sindical transitoria de la Federación Venezolana de Maestros (FVM) en Carabobo, quien calificó la medida como irresponsable. “Cuando algunos planteles iniciaron la modalidad semipresencial hubo varios docentes que se contagiaron, incluso que fallecieron”.

Sin condiciones para clases presenciales

Solo en Carabobo hay mil 700 escuelas nacionales y 342 estadales y “ninguna está acondicionada para recibir alumnos, 98% está en abandono total sin agua, sin gas, sin mantenimiento y sin internet”, alertó Padrón.

Hizo un llamado a la autoridades “a no cometer esa locura porque estamos seguros que no nos darán tapabocas, guantes, gel, ni se respetará la separación de los alumnos en las clases. Estamos en riesgo”.

Para él, ni siquiera las clases online funcionan porque, según sus números, más del 60% de los alumnos no entregó las asignaciones por fallas en la conectividad y aumentó considerablemente la deserción.

Hasta ahora ninguna de las federaciones de docentes ha sido convocada darle a conocer cómo será la planificación en este nuevo esquema en cuanto a distanciamiento, tipo de actividades a realizar y prevención. “Los representantes tienen que jerarquizar entre educación y salud”.

Puedes seguir leyendo: Entidades bancarias tienen que reportar las ventas de divisas diariamente


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en TELEGRAM  y mantente siempre informado” 
noticias de hoy
manzur ramadan dagga