FAO aprovecha la tecnología de los drones para la agricultura

¿Qué es lo primero que se le ocurre cuando piensa en los drones? Muy conocidos inicialmente por su uso para fines militares, los investigadores, las organizaciones de ayuda, los gobiernos y las empresas privadas dedican cada vez más tiempo a investigar cómo pueden utilizarse los drones para buenas causas. Estos robots voladores han comenzado a transformar varios sectores, incluyendo la agricultura.

FAO
Foto: FAO

Estos son los algunos de los beneficios que pueden favorecer al sector de la de la agricultura:

1. Ayudar a los gobiernos y a los agricultores

Los datos recogidos por los drones durante sus vuelos facilitan a los gobiernos la vigilancia de campos, costas y zonas forestales, así como la planificación de intervenciones y proyectos de infraestructuras que benefician a los agricultores locales.

Por ejemplo, la vigilancia con drones puede ayudar a identificar cambios en la cubierta forestal, fácilmente apreciables con imágenes aéreas de alta resolución. También pueden ser útiles para vigilar los incendios forestales, cultivos e invasiones de tierras, permitiendo así una mejor gestión de los recursos naturales.

2. Ayudar a prepararse para los desastres naturales

El tifón Haiyan azotó Filipinas en 2013 provocando importantes daños en los sectores agrícola y pesquero. El coste total para la agricultura se estimó en 700 millones de dólares.

En un intento por adelantarse a las consecuencias del cambio climático, las inundaciones y los tifones para la seguridad alimentaria, el Gobierno de Filipinas y la FAO han iniciado un proyecto piloto que utiliza los UAV para evaluar qué tierras agrícolas están expuestas a un mayor riesgo de desastres naturales, y para identificar formas de contrarrestar esta amenaza.  

Algunos métodos de seguridad consisten en delimitar el terreno, construir muros de contención y plantar vegetación de protección. Todos estos métodos pueden ayudar a proteger las tierras agrícolas ante futuros desastres.

3. Prevenir y controlar los brotes de plagas

Desde Estados Unidos a Australia, los drones vigilan actualmente la vegetación en búsqueda de plagas y enfermedades. Sus sensores pueden detectar el estrés en los cultivos, que podría deberse a la escasez de agua o fertilizante, o a los ataques de las plagas. Aunque resulta imposible de detectar para el ojo humano, los drones son capaces de percibir cuándo disminuye la actividad fotosintética de las plantas. Detectar una plaga con antelación puede evitar pérdidas importantes de cosechas. Un único cultivo infestado no solo puede propagarse a toda una explotación agrícola, sino también a las colindantes.

4.Comprender los factores limitantes

En este momento, dependiendo del equipamiento, los drones para uso agrícola pueden llegar a tener un coste de 80. 000 dólares EEUU. Sin embargo, con un aumento significativo de la demanda y una mejora de la tecnología de los UAV, se espera que su coste se reduzca en los próximos años, reseñó la FAO en su página web. 

¿Qué ocurre con todos los datos? Un dron que sobrevuele una zona pequeña puede generar en cada vuelo entre 40 y 50 gigabytes de datos, que requieren almacenamiento adecuado y personal cualificado para su análisis posterior. Resulta necesario realizar cuantiosas inversiones en actividades de desarrollo de capacidad, incluyendo el diseño de planes de vuelo, el montaje, pilotaje y mantenimiento de drones, recogida de datos de campo, procesamiento de imágenes y cartografía de alta resolución.


Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular, descarga nuestra aplicación de Telegram al ingresar a este link https://t.me/noticias24carabobo y dale clic a +unirme.