Fiscal jefe de la CPI Fatou Bensouda entrega su cargo tras 9 años

372
Fiscal jefe de la CPI Fatou Bensouda - Noticias Ahora
Compartir

La fiscal jefa de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda, deja hoy el cargo tras nueve años de servicio con luces y sombras. Consiguió las primeras condenas por crímenes sexuales y destrucción de patrimonio protegido, pero se va con el lastre de las absoluciones de altos cargos africanos sospechosos de crímenes de lesa humanidad.

La jurista gambiana tomó posesión en junio de 2012 de una posición que conocía de cerca. Fue la fiscal adjunta de Luis Moreno Ocampo, el primer fiscal jefe de un tribunal internacional criticado por centrarse demasiado en África.

Durante el mandato de Bensouda, las miras de la Fiscalía se extendieron. Abrió investigaciones en Afganistán, con acusaciones contra tropas de Estados Unidos; en Georgia, donde se exploran supuestos delitos del Ejército ruso; y en Palestina, debido a crímenes cometidos presuntamente por Israel y por el movimiento islamista Hamás.

Ninguna de las investigaciones ha conllevado de momento órdenes de arresto, en parte por la falta de colaboración de los países investigados.

Fiscal jefe de la CPI

Entre los éxitos de Bensouda se encuentra haber puesto el foco sobre los delitos sexuales y de género, los cuales “no recibían la atención que merecen de la comunidad internacional” y “vemos que suceden todo el tiempo”, dijo la jurista en una reciente entrevista con Efe.

Su oficina desarrolló en 2014 una estrategia pública para procesar a los sospechosos de estos crímenes siempre que existan indicios. “Tuvimos que recibir formación de manera constante en todos los niveles, una capacitación que concernía a todos los que se ocupaban de las investigaciones y de los procesamientos”, explicó.

La teoría pasó a la práctica cuando la CPI impuso sus primeras condenas por crímenes sexuales. Una fue al exguerrillero Bosco Ntaganda, que permitió que sus hombres abusaran sexualmente de menores de edad en la República Democrática del Congo. Otra, al excomandante ugandés del Ejército de Resistencia del Señor Dominic Ongwen por los delitos de “matrimonio forzado” y “embarazo forzado”, un eufemismo de embarazo tras violación.

 Fatou Bensouda

Esta estrategia no siempre salió bien. El primer condenado por delitos sexuales fue el exvicepresidente de la República Democrática del Congo Jean-Pierre Bemba, pero fue absuelto en segunda instancia porque una sala de apelaciones encontró deficiencias legales en el veredicto. Bensouda se quejó de la actuación de los magistrados en público, algo inédito en ella, y el entonces presidente del tribunal, Chile Eboe-Osuji, le pidió respeto a las decisiones judiciales.

La fiscal ha sido criticada por confiar demasiado en testigos presenciales para armar las acusaciones. El juicio del expresidente de Costa de Marfil Laurent Gbagbo mostró las debilidades de esa estrategia,;pues el caso implosionó en parte porque testigos clave de la Fiscalía no corroboraron lo que;habían dicho a los investigadores, según expertos que siguieron todo el proceso. El juez Cuno Tarfusser anunció la absolución de Gbagbo por falta de pruebas y le reprochó a Bensouda que presentase unas “excepcionalmente débiles”.

Por otro lado, la jurista gambiana consiguió que el tribunal considerara por primera vez el derribo de edificios históricos y religiosos protegidos como un crimen de guerra. Ocurrió en el caso del yihadista Ahmad Al Mahdi,;condenado a nueve años de cárcel por ordenar la demolición de nueve mausoleos y una mezquita en Tombuctú, Mali, que eran lugar de peregrinación para la población local.

Puedes seguir leyendo: MP extiende agradecimientos a La Haya por reconocer su colaboración


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en TELEGRAM  y mantente siempre informado.»

noticias de hoy
manzur ramadan dagga