¿Una nueva especie? La ciencia mezcla con éxito las células de humanos y monos

Genetistas cultivan con éxito células humanas - Noticias Ahora
Compartir

Científicos estadounidenses han cultivado células humanas en embriones de mono, lo que ha suscitado preocupaciones éticas y advertencias de que «abre la caja de Pandora».

Los responsables de la investigación afirman que su trabajo podría ayudar a resolver la grave escasez de órganos para trasplantes, así como permitir una mejor comprensión general de la salud humana, desde el desarrollo de enfermedades hasta el envejecimiento.

Pero algunos expertos del Reino Unido han destacado los importantes retos éticos y legales que plantea la creación de estos organismos híbridos y han pedido un debate público.

La preocupación ha surgido después de que investigadores del Instituto Salk de California produjeran lo que se conoce como quimeras mono-humano.

Para ello se insertaron células madre humanas -células especiales que tienen la capacidad de convertirse en muchos tipos de células diferentes- en embriones de macacos en placas de Petri en el laboratorio.

El objetivo es comprender mejor cómo se desarrollan y comunican las células entre sí.

Las quimeras son organismos cuyas células proceden de dos o más individuos.

En los seres humanos, el quimerismo puede producirse de forma natural tras los trasplantes de órganos, en los que las células del órgano empiezan a crecer en otras partes del cuerpo.

Quimeras

El profesor Juan Carlos Izpisua Belmonte, que dirige la investigación, dijo: «Estos enfoques quiméricos podrían ser realmente muy útiles para avanzar en la investigación biomédica no solo en la etapa más temprana de la vida, sino también en la última etapa de la vida».

En 2017, él y su equipo crearon el primer híbrido humano-cerdo, en el que introdujeron células humanas en el tejido porcino en fase inicial, pero descubrieron que el entorno ofrecía una comunicación molecular deficiente.

Como resultado, los investigadores decidieron investigar quimeras cultivadas en laboratorio utilizando una especie más estrechamente relacionada.

Los embriones quiméricos humano-mono fueron controlados en el laboratorio durante 19 días antes de ser destruidos.

Según los científicos, los resultados, publicados en la revista Cell, mostraron que las células madre humanas «sobrevivieron y se integraron con mejor eficiencia relativa que en los experimentos anteriores en tejido porcino».

El equipo afirmó que comprender mejor cómo se comunican las células de diferentes especies podría proporcionar una «visión sin precedentes de las primeras etapas del desarrollo humano», además de ofrecer a los científicos una «poderosa herramienta» para la investigación en medicina regenerativa.

El profesor Izpisua Belmonte insiste en que su investigación ha cumplido las directrices éticas y legales vigentes: «Por muy importantes que sean estos resultados para la salud y la investigación, la forma;en que hemos llevado a cabo este trabajo, prestando la máxima atención a las consideraciones;éticas y coordinándonos estrechamente con los organismos reguladores, es igualmente importante».

«En última instancia, realizamos estos estudios para comprender y mejorar la salud humana».

En respuesta a la investigación, la Dra. Anna Smajdor, profesora e investigadora de ética biomédica en la Facultad de Medicina de Norwich de la Universidad de East Anglia, dijo: «Este avance refuerza;un hecho cada vez más ineludible: las categorías biológicas no son fijas, son fluidas».

«Esto plantea importantes retos éticos y legales».

Y añadió: «Los científicos que están detrás de esta investigación afirman que estos embriones quiméricos ofrecen;nuevas oportunidades, porque «no podemos realizar ciertos tipos de experimentos en humanos».

«Pero se cuestiona si estos embriones son humanos o no».

El profesor Julian Savulescu, director del Centro Uehiro de Ética Práctica de Oxford y codirector del Centro Wellcome;de Ética y Humanidades de la Universidad de Oxford, dijo: «Esta investigación abre la caja de Pandora a las quimeras entre humanos y no humanos.

«Estos embriones fueron destruidos a los 20 días de desarrollo, pero es sólo cuestión de tiempo que se desarrollen;con éxito quimeras entre humanos y no humanos, quizá como fuente de órganos para los humanos. Ese es uno de los objetivos a largo plazo de esta investigación. Genetistas cultivan con éxito células humanas

«La cuestión ética clave es: ¿cuál es el estatus moral de estas nuevas criaturas? Antes de realizar cualquier experimento con quimeras nacidas vivas, o de extraer sus órganos, es esencial que se evalúen;adecuadamente sus capacidades mentales y sus vidas.» Genetistas cultivan con éxito células humanas

Puedes seguir leyendo: La Compañía Neuralink muestra el funcionamiento de interfaces «cerebro-computadora» con un mono jugando videojuegos(


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en TELEGRAM  y mantente siempre informado.»

noticias de hoy
manzur ramadan dagga