Hacer el gesto OK con las manos ahora es un símbolo de odio

30
pasarela de pagos en linea

Hasta hace relativamente poco hacer el gesto OK con las manos quería decir lo mismo que la palabra representada. “Okey”expresa de forma muy condensada cualquier acuerdo o “todo bien”. Usada incluso por los astronautas al pisar la luna, demuestra que era un término muy fácil de entender por cualquiera. Una palabra popular, simple e inocente.

El gesto manual podía asumir el mismo significado. Lo usaban por igual políticos, deportistas, artistas de cine y domadores de leones. El mundo era más ingenuo entonces y las estatuas no eran tan villanas.

El gesto OK supremacista

Pero ahora en esta complicada realidad llena de aristas por doquier, vivimos el divorcio del gesto OK y la palabra. El gesto ya no es ingenuo, ni simple. Ahora está incluido en el inventario de gestos de odio de la Liga Anti-Difamación (ADL por sus siglas en inglés). Su página web expone el lado oscuro del gesto.

Puedes leer: Viral: Challenge Accepted, desafío femenino que invadió Instagram

En 2017, el gesto OK adquirió un nuevo significado gracias a un engaño de los miembros del sitio web 4chan. Estos lo usaron para promoverlo como un símbolo de odio. Alegaban que representaba las letras «WP», por «Poder Blanco» (White Power).

El símbolo se convirtió en una popular táctica de reclutamiento de seguidores de la extrema derecha. A menudo publicaban fotos en los medios sociales de ellos mismos posando mientras hacían el gesto OK.

Señal de advertencia

Desde 2019, el símbolo se ha convertido en una expresión sincera de supremacía blanca. Tal es el caso del supremacista blanco australiano Brenton Tarrant, quien hizo el gesto OK durante una comparecencia en un tribunal. Tarrant había sido arrestado por el presunto asesinato de 50 personas en un tiroteo en mezquitas en Nueva Zelanda.

Puedes leer: Descubre cómo hallar aplicaciones ocultas en tu celular Android

Así el gesto OK ha pasado a hundirse en las cenagosas aguas de lo políticamente incorrecto. Sobre su uso pesa la advertencia del CEO de la ADL, Jonathan Greenblatt. “Creemos que la policía y el público deben estar completamente informados sobre el significado de estas imágenes, que pueden servir como una primera señal de advertencia a la presencia de los que odian en una comunidad o escuela”.