EE.UU. conspira abiertamente contra Venezuela al perseguir la extradición de Alex Saab

495
extradición de Alex Saab
Noticias Ahora de Venezuela y el mundo, Noticias de hoy, Sucesos, Economia y Politica, Opinion, Actualidad COVID 19, Gobierno, Deportes.
Compartir

El empresario venezolano Alex Saab está detenido en Cabo Verde, víctima de una persecución política, y se enfrenta a la extradición a EE.UU. por haber mediado en acuerdos comerciales que, ante el brutal bloqueo de EE.UU. contra Venezuela, llevarían a la nación sudamericana alimentos, medicinas, combustible y otros artículos que se necesitan desesperadamente.

Saab, enviado especial y embajador de la Unión Africana para Venezuela, se encontraba en una misión humanitaria que volaba de Caracas a Irán para adquirir alimentos y gasolina para el programa venezolano de asistencia alimentaria CLAP.

Fue detenido en una parada para repostar en Cabo Verde y ha permanecido bajo custodia desde el 12 de junio de 2020.

El «delito» de Saab, según el gobierno estadounidense, que ordenó el encarcelamiento, fue el lavado de dinero.

La verdad es que el diplomático Alex Saab llevó a cabo un comercio internacional perfectamente legal, pero su elusión de las sanciones de EE.UU. -diseñadas para impedir el alivio a los venezolanos- es considerada por Washington como un delito.

Estados Unidos no tiene jurisdicción legal sobre un diplomático venezolano en Cabo Verde de camino a Irán.

La extraterritorialidad de Estados Unidos contraviene flagrantemente el derecho internacional, numerosos protocolos internacionales, tratados e incluso la propia Carta de la ONU.

La hoja de parra legal para lo que equivale a un secuestro fue una «notificación roja» de Interpol, que no se emitió hasta un día después de la detención de Saab y que posteriormente se retiró.

Saab denunció haber sido torturado y presionado «para firmar declaraciones voluntarias de extradición y dar falso testimonio contra mi gobierno».

Es decir, el comportamiento canalla de Estados Unidos no tiene nada que ver con el blanqueo de dinero y sí con el «cambio de régimen» en Venezuela.

El gobierno suizo, después de una investigación de dos años sobre las transacciones de Saab con bancos suizos, concluyó el 25 de marzo de 2021 que no había pruebas de lavado de dinero.

La verdadera razón por la que se persigue a Saab es porque está sirviendo a los intereses de su país y no a los de Estados Unidos.

El caso de Saab ha suscitado preocupación en África y a nivel internacional, donde campañas, manifestaciones y voces influyentes han exigido su liberación inmediata.

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao) se pronunció en contra de la detención de Saab por parte de Cabo Verde y en marzo de 2021 pidió su liberación inmediata.

El destacado abogado Baltasar Garzón, que también colaboró en la defensa de Julian Assange, trabajó con el equipo jurídico de Saab.

Ninguno de estos esfuerzos ha sido suficiente para influir en la demanda de extradición de Estados Unidos ni, por desgracia, para evitar que Cabo Verde se doblegue ante la presión estadounidense.

El abogado de Saab en Cabo Verde, Geraldo da Cruz Almeida, ha explicado lo absurdo del caso legal políticamente motivado contra su cliente.

Saab no ha violado ni la ley caboverdiana ni la venezolana.

Además, el estatus diplomático de Saab debería haberle otorgado inmunidad de arresto.

Esta posición sigue siendo válida incluso si se considera el hecho de que Estados Unidos no reconoce el estatus diplomático de Saab.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, siguiendo la línea de Donald Trump, mantiene la ficción de que el autoproclamado, por Trump, Juan Guaido es presidente «interino» de Venezuela.

Para Cruz Almeida, la acusación de Estados Unidos es un caso de motivación política.

«Cualquier juez serio que analice bien el caso llegaría a la conclusión de que las pruebas presentadas no son sólidas; que no se trata de un delito de lavado de dinero sino de la fabricación de un delito de lavado de dinero, un delito que el señor Saab no cometió».

El abogado nigeriano Femi Falana, en un reciente seminario web sobre el caso, dijo: «Estados Unidos instigó al fiscal general suizo para que abriera un expediente e investigara las acusaciones de blanqueo de dinero…»

El fiscal general suizo llegó a la conclusión de que no había pruebas materiales que respaldaran la acusación de blanqueo de dinero contra Saab.

«Un país que se adhiere al estado de derecho habría cesado, habría cerrado el capítulo, el expediente, pero Estados Unidos de América, que tiene una motivación política en lo que respecta a este caso, ha seguido acosando e intimidando a Cabo Verde», declaró Falana.

La República de Cabo Verde, que ocupa los puestos 175 y 185 entre los países del mundo en términos de superficie geográfica y tamaño económico, respectivamente, y es pobre en recursos y dependiente del turismo y las remesas del extranjero, es vulnerable a las tácticas de fuerza de Estados Unidos.

Poco después de la detención de Saab, Estados Unidos donó 1,5 millones de dólares a entidades del sector privado de Cabo Verde, que se suman a los 284 millones de dólares de ayuda total de Estados Unidos en los últimos 20 años.

Así, a pesar de que Cabo Verde es miembro fundador del Tribunal de la Cedeao, se niega a reconocer su jurisdicción en el caso Saab, aunque las sentencias del tribunal son vinculantes para todos los miembros del organismo.

Así, aunque la Cedeao ordenó la liberación de Alex Saab el 15 de marzo de 2021, el poder judicial y el ejecutivo de Cabo Verde se negaron a cumplirla y han seguido adelante con el juicio de extradición.

Las sanciones del gobierno de EE.UU. se han centrado especialmente en la compañía petrolera estatal de Venezuela, que ha contribuido sustancialmente al fuerte declive de la economía venezolana, y han asestado un golpe demoledor a su industria petrolera, afectando así negativamente a la capacidad de Venezuela para generar electricidad, producción agrícola y generar ingresos de las exportaciones de petróleo para financiar programas sociales e importar productos de primera necesidad.

Esto ha tenido consecuencias mortales para los venezolanos de a pie: solo entre 2017 y 2018, más de 40.000 venezolanos de a pie murieron por el impacto directo de las sanciones. Las sanciones estadounidenses constituyen un crimen contra la humanidad de 30 millones de venezolanos.

Venezuela cuenta con las mayores reservas certificadas de petróleo del mundo (codiciadas frenéticamente por la economía estadounidense en grave declive) lo que explica la sistemática desestabilización del imperio desde la llegada al poder de Hugo Chávez como presidente en 1999.

La firme afirmación del gobierno bolivariano de la soberanía nacional sobre los recursos naturales de la nación ha desatado la ira del imperio, la de sus cómplices europeos y la de sus peones regionales.

El caso flagrantemente falso de «lavado de dinero» contra Saab es un ejemplo más del comportamiento canalla de Estados Unidos, que pisotea el derecho internacional y la soberanía de cualquier nación que se interponga en sus inconfesables objetivos.

El caso de EE.UU. contra Alex Saab no sólo es ilegal, infundado y vergonzoso, sino que, según el abogado internacional de derechos humanos John Philpot, con sede en Montreal, sienta peligrosos precedentes en términos de abuso judicial extraterritorial, violación del estatus diplomático e incluso el uso de la tortura para extraer falsas confesiones.

Saab no sólo es totalmente inocente de los cargos inventados por EE.UU. de blanqueo de dinero, sino que el gobierno de EE.UU. no tiene ninguna jurisdicción legal sobre Venezuela o Cabo Verde.

Por lo tanto, el Sr. Alex Saab debe ser liberado inmediata e incondicionalmente de acuerdo con la sentencia de la Cedeao del 15 de marzo de 2021.

Se está organizando una campaña de peticiones para su liberación, ya que al defender a Saab estamos defendiendo el estado de derecho internacional contra las sanciones ilegales de Estados Unidos.

noticias de hoy
manzur ramadan dagga