Los espermatozoides son unos descarados, ni siquiera saben nadar

x

Por siglos se creyó que los espermatozoides nadaban para fertilizar el ovulo, pero en realidad son unos descarados maestros del engaño.

Hace más de 300 años, el científico holandés Antonie van Leeuwenhoek vio por primera vez en un microscopio a los espermatozoides humanos. Desde entonces hasta hoy se creía conocer el movimiento cómo las células avanzaban al mover sus colas.

Sin embargo, un estudio realizado con tecnología microscópica en 3D señala que la manera de moverse de los gametos masculinos es diferente. Las células sexuales masculinas ni siquiera saben zambullirse.

Puedes leer: ¿Nos puede proteger de la COVID-19 el virus del resfriado común?

«Los espermatozoides son criaturas muy descaradas. Nuestra nueva investigación usando microscopía 3D muestra que todos hemos sido víctimas de un engaño del esperma». Así se expresa  el autor del citado estudio, Hermes Gadelha, jefe del Laboratorio de Polimatías en el Departamento de Matemáticas de la Ingeniería de la Universidad de Bristol en el Reino Unido.

Gadelha descubrió el espermatozoide se mueve hacia adelante moviendo su cola hacia a un lado. Pero gira sobre su eje a la vez que lo hace y así avanza.

«Estas células reproductoras masculinas se dieron cuenta de que si rodaban mientras nadaban, como las nutrias juguetonas moviéndose en espiral en el agua, su movimiento unilateral se promediaría y nadarían hacia adelante», señaló Gadelha, experto en Matemática aplicada a la Ingeniería de Datos.

Para descubrir a los perezosos espermatozoides se utilizó  una cámara de súper alta velocidad. El equipo puede grabar más de 55.000 cuadros por segundo.

Los espermatozoides sólo rotan

Al analizarlas se percataron del engaño. Y los investigadores se dieron cuenta de que el movimiento de la cola de un lado al otro, era una ilusión óptica. De esa manera echaron por tierra las afirmaciones de los científicos como van Leeuwenhoek que aseguraban que los espermatozoides avanzaban «debido al movimiento de sus colas como las de una serpiente o una anguila nadando en el agua.

La rotación sobre su propio eje a partir de su cabeza, y el golpeteo de la cola hacia un solo lado, es «algo muy importante», dijo Gadelha. Ello les permite recuperar la simetría y puedan ir en línea recta.

Los investigadores descubrieron que los espermatozoides se mantienen en línea recta gracias a una continua rotación sobre su eje. Los científicos que publicaron sus investigaciones en la revista Sciencie Advances dijeron que pasaron dos años en experimentación.

Gracias a la técnica de 3D  se pudo deslegitimar la ilusión óptica que se produce con los microscopios en 2D. A su vez, se cree que conocer la verdadera motilidad de las células reproductoras masculinas puede ayudar a desentrañar a futuro problemas relacionados con la fertilidad.

Puedes leer: Niños menores de cinco años podrían volverse propagadores del Covid-19

«Podría ser que el movimiento de rotación oculte algunos aspectos sutiles sobre la salud de este esperma o qué tan bien puede viajar rápidamente”, sostuvo Gadelha.

«Este descubrimiento revolucionará nuestra comprensión de la motilidad del esperma. Y su impacto en la fertilización natural», reveló el estudio.