Luz ultravioleta, el arma para aniquilar el coronavirus

x

Tras la frenética búsqueda de fórmulas para parar a la pandemia, llega la luz ultravioleta como arma que aniquila en seco el coronavirus.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Hiroshima (Japón) obtuvo prometedores resultados. Se evidenció que el uso de la radiación electromagnética C con una longitud de onda de 222 nanómetros (nm) logra eliminar «eficazmente» la COVID-19.

Otros estudios que involucran este tipo de luz ultravioletas solo han analizado su potencia para erradicar los coronavirus estacionales. Sin embargo, no lograban hacerlo con el SARS-CoV-2.

Puedes leer: Vacunas caseras eclosionan y desatan alboroto en la comunidad científica

Frente a esa realidad los investigadores japoneses, cuyo trabajo ha sido publicado en el American Journal of Infection Control, desarrollaron un experimento in vitro. El mismo demostró que el 99,7 por ciento del cultivo viral del SARS-CoV-2 murió. Fue posible después de una exposición de 30 segundos a una irradiación de luz ultravioleta de 222 nm a 0,1 mW/cm 2.

Luz ultravioleta in vitro

Esta longitud de onda no puede penetrar en la capa externa del ojo y de la piel de las personas. Por lo tanto, los expertos sostienen que no dañará las células vivas que se encuentran debajo. Aun así los especialistas destacan la necesidad de que se realice una evaluación adicional de la seguridad y eficacia de la irradiación de la luz ultravioleta.

El estudio solo investigó su eficacia in vitro. Otras investigaciones en distintos países demostraron que la radiación solar ultravioleta (UV) desactiva el coronavirus y ayuda a disminuir contagios.

Puedes leer: El desempleo afecta significativamente la calidad del sueño

De ahí se desprende que su peligrosidad, como sucede con la gripe, sea menor en los meses de verano. Pero resulta insuficiente para frenar la transmisión.

Los científicos de la Universidad de Hiroshima, establecieron que la luz ultravioleta,  también conocida como Far-UVC, es más segura. Ahora corresponde probar los resultados del estudio en un entorno con personas. Las investigaciones continúan en la prestigiosa universidad japonesa.