¡Otro mundo! Así se vive el malabarismo en los semáforos de Valencia (+fotos)

El malabarismo puede ser visto como un gran elemento dentro de los espectáculos circenses. Sin embargo, ¿se puede admirar de igual manera cuando se realiza en algún semáforo de la ciudad? Los integrantes del Circo «Saltimbanco» Valencia hablan con su talento y muestran el arte al conteo de la luz roja.

malabarismo
Foto: Raquel Almérida / Noticias24 Carabobo

La jornada inicia a las 6 de la mañana, siempre hay algo de café o agua al despertar y además, se debe estirar el cuerpo antes de salir. Desde allí, empiezan a volar las ideas creativas hasta la sede del FRAPOM, ubicado en el Centro de Valencia, frente a la plaza Bolívar, donde todos los artistas circense se reúnen.

Pelotas, anillos, pinos, aros y un sinfín de «juguetes» se preparan en un bolso para emprender la aventura hasta algún semáforo de la ciudad, pero solo aquellos dónde el conteo regresivo sea suficiente para presentar un show de calidad. Tal es el caso de los semáforos de las avenidas Paseo Cabriales, Rojas Quiepo y Andrés Eloy Blanco.

malabarismo
Foto: Raquel Almérida / Noticias24 Carabobo

«Despierto y salgo a la calle»

Desde hace 7 años, Joel Gutiérrez, se ha dedicado al arte circense, ¿su razón? «allí fue dónde encontré mi pasión». Aunque confesó que hay muchos obstáculos y críticas por parte de la sociedad, «hay cultivar la paciencia, es lo que te permite seguir».

Este joven de 27 años, cuenta con el apoyo de su familia, su esposa e hija de 4 años, quién ya ha comenzado a dar sus primeros pasos en el circo. «Mi padres, bueno… ellos me han dejado. Ya ellos saben que no pueden hacer nada», agregó.

circo
Foto: Raquel Almérida / Noticias24 Carabobo

Además, Joel es representante de Carabobo de la Red Nacional de Arte Circense, dónde día a día trabaja promoviendo actividades y rescatando los espacios. «Ha sido fuerte, porque yo vivo es de esto, no tengo sueldo fijo o beneficios».

Al preguntarle qué es lo más difícil de trabajar en los semáforos, respondió sin pensar: «La gente. No todos son receptivos y todavía hay como ese desprecio del que uno esté en la calle. No le ven el lado positivo».

malabarismo
Foto: Raquel Almérida / Noticias24 Carabobo

Joel espera encontrarse con personas que se rían y disfruten del arte que regala en cada escena, aparte de la colaboración monetaria que le puedan brindar. En un día de trabajo, que comprende desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde o más, estos artistas circense pueden guardar en sus bolsillos 4 mil bolívares, «si dedicas 3 horas en un punto, y otras 3 en otro, puede que logres algo», resaltó.

Derby Dorantes de 21 años y Loriagny Acuña de 24, también han decido formar parte de este mundo artístico que promueve el Circo «Saltimbanco» Valencia. «Es como un reto que se plantea uno mismo con cualquier elemento del circo. Se tiene libertad y es la mejor manera de expresarme», eso respondió Loriagny, al preguntarle por qué decidió este estilo de vida.

malabarismo
Foto: Raquel Almérida / Noticias24 Carabobo

Para ellos, con este tipo de trabajos se rompen paradigmas, ya que se hace todo lo contrario a un ser común, «todo el tiempo estás entrenando, estás en esto, no te desconectas. Por lo menos, si yo me desconecto del circo, todo se complica», comentó Acuña.

Por su parte, Derby, quién lleva 7 años desarrollando su talento, entre el breaking, la música y ahora el circo, describe este último como «su pasión». La ganancia que se lleva a casa luego de trabajar, no depende cuántas horas se trabaje en un semáforo, sino de las personas que están allí observando, Dorantes afirmó que, «uno trabaja con las emociones de ellos y eso influye».

malabarismo
Foto: Raquel Almérida / Noticias24 Carabobo

Todo deben administrarlo muy bien, ya que, aunque trabajen «en la calle», los juguetes que utilizan son profesionales y requiere un gasto adicional si «un carro los pisa» o se extravíen. En el caso de los pinos, que es uno de los elementos más utilizados por estos artistas, amerita de una inversión entre 12 y 15 mil bolívares.

Sin embargo, dentro del Circo «Saltimbanco», fomentan la iniciativa de crear juguetes de manera artesanal, a través de talleres y cursos, «buscamos ser productivos y ver cómo podemos sobrevivir con esto«, confesó Joel. Además, tras preguntarles cómo querían ser recordados, ya que las condiciones físicas pueden cambiar al pasar de los años, no dudaron en manifestar la palabra «alegría».

malabarismo
Foto: Raquel Almérida / Noticias24 Carabobo