Expresidente Ricardo Martinelli permanecerá aislado en Miami

Un juez de Miami ordenó este martes, que el expresidente panameño Ricardo Martinelli permanezca detenido en aislamiento tras informarle que fue arrestado debido a una orden de extradición emitida por su país.

Ricardo Martinelli
Foto: Referencial

“El pedido de libertad bajo fianza será denegado en este momento”, manifestó el magistrado Edwin Torres al finalizar una breve audiencia judicial en un tribunal federal del centro de Miami. Fue la primera audiencia de Martinelli tras su arresto el lunes cerca de su casa en Coral Gables. El expresidente está acusado de corrupción y de espiar a adversarios políticos en Panamá.

Martinelli, quien fue presidente entre 2009 y 2014 y es propietario de una cadena de supermercados en su país, niega las acusaciones y ha dicho que son parte de una persecución política de su sucesor, Juan Carlos Varela.

El expresidente, que vive en el sur de la Florida desde hace más de dos años y ha pedido asilo político, permaneció de pie al lado de su abogado durante la audiencia,  el abogado de Martinelli en Estados Unidos, Marcos Jiménez,  explicó que su cliente no estaba bien de salud y que en lugar de permanecer aislado prefería que fuera trasladado junto al resto de los presos.

Dijo asimismo que las acusaciones que Martinelli enfrenta en Panamá han sido impulsadas por sus opositores políticos, y el pedido de detención alentado después de que el expresidente anunció semanas atrás su intención de volver a postularse en las elecciones de 2019.

Torres accedió a ofrecerle la atención médica que pudiera necesitar, pero dijo que debía permanecer aislado hasta su próxima audiencia de libertad condicional, el 20 de junio. En esa oportunidad los abogados le explicarán al juez por qué aspiran a obtener su libertad bajo fianza.

De acuerdo con un documento de la fiscalía estadounidense, el pedido de extradición se basa en acusaciones de que Martinelli, de 65 años, desvió 13 millones de dólares del Fondo de Inversiones sociales para crear un presunto sistema ilegal de interceptación de conversaciones de más de un centenar de personas, entre opositores, líderes sindicales, empresarios y periodistas críticos.

Con información de 20 Minutos