Complace a los pequeños de la casa con ricas tartaletas de auyama

406
tartaletas de auyama
Foto: Referencial
Compartir

Complace a los pequeños de la casa este fin de semana con ricas tartaletas de auyama, un postre que hará repetir a más de uno.

tartaleta de auyama
Foto: Referencial

Ingredientes

Para la masa quebrada

  • 275 g de harina de trigo
  • 40 g de azúcar en polvo
  • 125 g de mantequilla + un poco para engrasar los moldes
  • 1 huevo

Para el relleno

  • 200 g de auyama cocida
  • 80 g de azúcar
  • 100 ml de natas 48% materia grasa
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de maizena
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido
  • una pizca de nuez moscada en polvo
  • 1/4 cucharadita de sal
  • Un poco de leche

Preparación 

Masa Quebrada

Corta la mantequilla en cubos y ponla en un bol. Agrega la harina y el azúcar a la mantequilla. Mezcla con las puntas de los dedos hasta que tenga el aspecto que las migas de pan.

Bate ligeramente un huevo y añádelo al bol. Mezcla con las manos hasta que la masa esté compacta. Forma una bola con la masa y cubre con film transparente.

Lleva a la nevera para enfriar durante unos 30 minutos. Pasado este tiempo, coloca la masa sobre una superficie de trabajo. Estira la masa con un rodillo hasta que tenga un espesor de 3 mm aproximadamente.

Pincela los moldes con mantequilla. Cubre el molde con la masa. Presiona suavemente para que la masa quede bien ajustada al molde y recorta cualquier exceso. Reserva los recortes para hacerle alguna decoración posterior.

Pincha la masa con un tenedor por el fondo y por los lados del molde. Con los recortes haz diferentes figuras que pueden ser desde rectángulos hasta tréboles. Colócalos en una bandeja forrada con papel para honear.

Relleno de calabaza

Pon en un bol el puré de calabaza, el azúcar moreno, la maicena tamizada para evitar grumos, las natas, el  huevo, las especias y una pizca de sal. Bate hasta que todos los ingredientes estén integrados.

tartaleta de auyama
Foto: Referencial

Tartaleta

Pon a precalentar el horno a una temperatura de 200ºC. En cada molde coloca un trozo de papel para hornear sobre la masa quebrada de forma tal que la cubra totalmente. Encima del papel echa unos granos de frijoles o unas canicas, lo principal es que pesen para que la masa no se deforme al hornearla.

Coloca en el horno los moldes con las tartaletas y la bandeja con los recortes para la decoración. Hornea durante 10 minutos.

Retira los moldes del horno y quita con cuidado el papel con los frijoles. Hornea otros 10 minutos, hasta que la superficie de la masa quebrada adquiera un color marrón claro.

Una vez terminada la cocción de la masa, retira los moldes del horno y la bandeja con los recortes. Reduce la temperatura del horno a 180ºC. Vierte el relleno en los moldes, encima de la masa quebrada.

Agarra un pedazo de papel de aluminio del mismo tamaño que el molde de las tartaletas y con mucho cuidado para no quemarte, envuélvelo a su alrededor, así se detendrá la cocción excesiva de la parte superior de la masa.

Hornea durante 25 minutos, hasta que por los bordes ya se vea firme, pero que en el centro todavía tiemble. Si ves que la parte superior empieza a inflarse, entonces tómalo como una señal de que es hora de apagar el horno.

Apaga el horno pero deja las tartaletas dentro y abre un poco la puerta del horno para dejar salir algo del calor. Así, al enfriarse lentamente las tartaletas se asegura de que no se cocinen demasiado.

Decora las tartaletas con las figuras que hiciste con los recortes. Puedes servirlas calientes o esperar a que tengan la temperatura ambiente.

Con información de Cubaneando con Mario


Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular, descarga nuestra aplicación de Telegram al ingresar a este link https://t.me/noticias24carabobo y dale clic a +unirme.