La técnica sexual para lograr un orgasmo épico: El beso de Singapur

1278
El beso de Singapur
Compartir

El beso de Singapur no es práctica sexual exclusivamente placentera para el pene, y es más fácil de realizar si se entrena el suelo pélvico.

Introducir nuevas prácticas o movimientos durante las relaciones sexuales suele provocar que se disfrute más de estos encuentros. Por eso, hablaremos sobre El beso de Singapur, una práctica que nada tiene que ver con la boca.

Si bien los individuos con este órgano sexual notarán sensaciones especialmente placenteras, pues con El beso de Singapur se activa la zona más sensible de la vagina, el punto G, el cual conecta con las estructuras del clítoris internas, lo que le proporcionará un orgasmo de mayor intensidad.

¿Qué es El beso de Singapur?

El beso de Singapur consiste en contraer y relajar la musculatura vaginal durante la penetración, mientras se succiona el pene de la persona, explica la sexóloga española Raquel Graña.

  1. Los protagonistas de esta práctica son los músculos pubocoxígeos, que estimulan al pene al contraer y relajar. Para identificarlos, mientras orinas, sólo tienes que cortar y soltar el flujo varias veces.
  2. Ahora, con tu pareja y tú sobre él, empiecen con la penetración a fondo; ahora, deberás apretar, mantener y soltar continuamente para crear un masaje al pene, a la vez que simulas una succión interna.
  3. Aquí comienzan las variaciones del ‘Beso de Singapur’. Ahora, el acto sexual será en tres fases: Primero, cubre el glande y aprieta. Luego, baja a medio tronco y aprieta. Después, hasta el fondo, vuelves a apretar y, de golpe, deslízate hacia fuera, quedando el glande adentro como al inicio para volver a empezar.
  4. Otra combinación para dar el ‘Beso de Singapur‘ es con la ayuda del abdomen como toda una geisha. Aún encima de él, la penetración será total; contrae los músculos pubocoxígeos y mantén.
  5. Ahora, sin soltar, sume el abdomen bajo imaginando que succionas su miembro, echa hacia atrás tu pelvis y luego, tu abdomen y pecho hacia delante cadenciosamente y repite; algo parecido a un movimiento serpenteante que harás varias veces, masajeando el falo, mientras lo atrapas y liberas, pero sin que salga de ti.

Probar nuevas cosas y disfrutar de una sexualidad consciente resulta positivo para el bienestar sexual de la pareja. Cada individuo tiene preferencias distintas durante el acto, por lo que puede que algunas personas con pene no disfruten de esta práctica.

Para las personas con vulva que realicen con regularidad ejercicios de Kegel o pilates, puede que esta práctica les resulte más sencilla.

Beneficios 

Debido a que requiere que los músculos del suelo pélvico trabajen mucho, esta práctica es muy beneficiosa para la salud sexual de la mujer, ya que aumenta y facilita los orgasmos, mejora la lubricación y la apertura de la vagina.

También es muy beneficiosa para el hombre con problemas de eyaculación precoz o disfunción eréctil, ya que al tratarse de una excitación lenta y prolongada, ayuda a controlar estos problemas.

Puedes seguir leyendo: ¿Qué es el squirting y cómo lograrlo?


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en TELEGRAM  y mantente siempre informado.»

noticias de hoy
manzur ramadan dagga