¡Se te hará agua la boca! Prepara una rica tortilla de papas

x

La tortilla de papas es un plato muy típico de la cocina española y es tan buena, que de seguro muchas personas la consideran como uno de sus platos preferidos. En cada familia tienen su forma de hacer esta tortilla española de papas (con o sin cebolla, más o menos cuajada, con más o menos huevo, más o menos gruesa).

Foto: Referencial

Aquí mostraremos como hacerla de manera que quede muy jugosa;

¿Que necesitas para prepararla?

1. Medio kilo de patatas o papas.
2. 3 huevos extra grandes.
3. Aceite de oliva virgen extra. También puedes usar aceite de girasol, aunque recomendamos el de oliva.
4. Sal.

Elaboración:

1) Pela y lava el medio kilo de patatas. Después, trocéalas en pedazos de aproximadamente un centímetro y medio de grosor. No importa si los trozos son irregulares.

2) En una sartén profunda, vierte suficiente aceite como para cubrir las patatas y caliéntalo a fuego medio-alto sin que llegue a hervir.

3) Vierte las patatas en el aceite a fuego medio durante 20-30 minutos. El tiempo variará en función del grosor de los trozos de patata y de la potencia del fuego. El objetivo es que las patatas queden blandas pero no crujientes. Por ello, la potencia del fuego no debe ser muy alta y las patatas deben cocinarse hasta que se hayan ablandado por completo. Cuando las patatas se hayan hecho, sácalas del aceite y resérvalas.

4) Por otro lado, en un bol grande bate bien tres huevos tamaño XL y añade sal a gusto.

Foto: Referencial

5) Incorpora las patatas al huevo batido y mezcla bien. Como queremos que la tortilla quede jugosa, en este paso no nos conformaremos únicamente con mezclar las patatas con el huevo, sino que machacaremos ligeramente las patatas, como si intentáramos hacerlas puré pero sin llegar a hacerlo del todo.

De esta forma, conseguiremos que nuestra tortilla no tenga dos fases completamente separadas (patata y huevo). Éste es el primer truco para obtener una tortilla jugosa (aunque por sí sólo no valdrá, pues la textura de la tortilla también dependerá de si cuajamos más o menos el huevo al cocinarlo posteriormente).

6) En un sartén antiadherente pequeño (de unos 18 cm de diámetro) pon a calentar una cucharada sopera de aceite de oliva. En cuanto el aceite esté caliente, vierte la mezcla de patata y huevo.

7) Cocina la tortilla a fuego medio, dejando que la superficie de abajo se cuaje por completo. En ese momento, da la vuelta a la tortilla con ayuda de un plato. Una vez hayas volteado la tortilla, deja que se cuaje la otra superficie y cocínala hasta que el interior se haya cuajado a tu gusto.

Para saber si se ha cuajado más o menos, introduce un pincho en el centro de la tortilla y comprueba la textura del huevo que se quede adherido a él (es decir, si está más o menos cuajado).

Si quieres una tortilla bien jugosa, tendrás que cocinarla menos tiempo, mientras que si la prefieres completamente cuajada, deberás dejarla durante más tiempo en el fuego. No olvides voltear la tortilla de vez en cuando mientras la estás cocinando, para que el calor se reparta uniformemente por la mitad superior e inferior.
Y si en casa tienes comensales a los que les gusta la tortilla española más cuajada que a otros, te damos un truco infalible para que no tengas que hacer una distinta para cada uno, el cual consiste en cuajar la tortilla al punto en la sartén, dejándola bien jugosa y una vez hecha, partir el pedazo del comensal al que le guste la tortilla más cuajada y cocinar dicho pedazo en el micro hasta conseguir la textura deseada, y ahora si todos a degustar este rico plato.

Con información de Cocina