Tu perro es más viejo de lo que pensabas, revela estudio científico

27
pasarela de pagos en linea

Un grupo de investigadores de la escuela de medicina universitaria de California, Estados Unidos, asegura que tu pero es más viejo de lo que pensabas.

Estas mascotas son hasta ahora el ser viviente que mejor oculta su edad. Los investigadores  desarrollaron una nueva fórmula para calcular la relación basada en el cambio molecular del ADN en perros de la raza Labrador.

De esta manera concluyeron que un perro de un año de vida tiene la edad equivalente de un humano de 30 años. Antes se solía multiplicar cada año por siete para calcular la edad del animal.

También explicaron que esta relación o es constante y la diferencia se achica en la vejez de la mascota. Por ejemplo cuando el perro llega a los 4 años, tiene el equivalente de 52 de la edad humana. Todo un cincuentón aunque parezca un cachorro.

Más viejo y juguetón

Asimismo la tasa se reduce aún más cuando el perro pasa los siente años. Mientras  tanto los investigadores consideran que los canes de nueve meses han alcanzado la madurez sexual.

Desde hace décadas para conocer la edad de tu perro en años humanos se acostumbraba la fórmula de multiplicar por siete. Pero el equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego compara con mayor precisión las edades de perros y humanos.

El nuevo método se basa en unos cambios químicos que determinan el nivel de expresión de los genes y su capacidad para generar o no proteínas.

Con ello proporciona un nuevo “reloj epigenético” para determinar la edad de una célula, tejido u organismo. Esos cambios epigenéticos dan pistas a los científicos sobre la edad de un individuo, semejante a las arrugas en la cara de una persona. Las marcas en el rostro no mienten.

Los investigadores analizaron muestras de sangre de 105 ejemplares de labrador retriever. Al concluir obtuvieron un gráfico que se puede utilizar para hacer coincidir la edad de un perro con la edad humana comparable.

Un perro de un año es similar a un humano de 30 años. Uno de cuatro años, a un humano de 52. Luego, a los siete años, el envejecimiento del perro se ralentiza.