Un artista subasta una escultura invisible y la compran por 18.300 dólares

143
artista subasta una escultura invisible
Compartir

Un artista italiano subasta una escultura invisible; se trata de Salvatore Garau quien ha conseguido vender el vacío por 15.000 euros (unos 18.300 dólares); presentándolo en una subasta como una escultura inmaterial.

La obra de arte es completamente invisible (y cualquier persona está en su legítimo derecho de poner en duda su existencia); pero lo más sorprendente en esta historia probablemente son los requisitos impuestos por su creador.

Parece imposible de creer pero el artista subastó su escultura invisible que lleva el nombre ‘Yo soy’ (‘Io sono’, en italiano); debe colocarse en una casa particular; en una habitación especial libre de cualquier obstáculo; y con dimensiones de unos 150 x 150 centímetros, reporta Il Giorno. La iluminación y el sistema del control del clima, aparentemente, no son imprescindibles, pues no se podrá ver nada en todo caso.

Para quienes asumen que el artista los burló a todos, llevando el arte moderno a un nuevo nivel desde los tiempos de la banana pegada a la pared y valorada en 120.000 dólares, Garau tiene una respuesta contundente: no vendió un nada, vendió un vacío.

«El vacío no es más que un espacio lleno de energía, y aunque lo vaciemos y no quede nada, según el principio de incertidumbre de Heisenberg, ese nada tiene un peso«, argumentó Garau. «Por tanto, tiene energía que se condensa y se transforma en partículas, es decir, en nosotros», explicó.

«En el momento en que decida exponer una escultura inmaterial en un espacio determinado, ese espacio concentrará cierta cantidad y densidad de pensamientos en un punto preciso, creando una escultura que desde mi solo título adoptará las más variadas formas», resumió el artista.

 

Puedes seguir leyendo: 112 años cumple el hombre más longevo de Venezuela


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en TELEGRAM  y mantente siempre informado.»

noticias de hoy
manzur ramadan dagga