Un monstruo peor que el coronavirus se propaga gracias al confinamiento 

204
Un monstruo
El confinamiento desata la tuberculosis en diversos países del mundo. Foto: Agencias
Compartir

Una investigación científica alerta acerca de un monstruo peor que el coronavirus que avanza por el planeta gracias a las medidas de confinamiento

Se trata de la tuberculosis que cada año cobra la vida de 1,5 millones de personas y deja otros 10 millones de infectados. Las acciones que toman los gobiernos pueden incrementar la letal enfermedad, refiere la Alianza StopTB en colaboración con el Imperial College de Londres, Avenir Health, USAID y la Universidad Johns Hopkins.

La tuberculosis es una enfermedad que casi siempre afecta a los pulmones. Además es transmitida por el bacilo de Koch, el cual se estima que porta alrededor de un cuarto de la población mundial de forma latente

No obstante, los individuos que desarrollan su forma activa presentan tos sanguinolenta, fiebre, sudoración, pérdida de apetito y debilidad. Pueden fallecer si no se tratan. Su erradicación antes de 2030 es uno de los propósitos recogidos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por la ONU.

Los investigadores observan que las restricciones aplanan la curva de crecimiento del coronavirus. Pero al mismo tiempo son contraproducentes en la batalla contra otros males. En el caso de la tuberculosis, el confinamiento significa hacinamiento para los mil millones de personas que residen en infraviviendas de barrios en el mundo.

Además las malas condiciones de salubridad e higiene despiertan al monstruo peor que el COVID-19.

Un monstruo que intentan erradicarlo

Estiman que es el caldo de cultivo perfecto para la transmisión de la tuberculosis cuando un contagiado expulsa bacilos tuberculosos al aire al toser o estornudar. Basta con que una persona inhale unos pocos para quedar infectada.

La otra razón son los cierres de fronteras derivados por el coronavirus. Ellos pueden impedir el envío de suministros médicos, advierten los investigadores. En el caso de la tuberculosis, la adherencia al tratamiento es clave para la recuperación del paciente.

Interrumpir los ciclos de medicación puede conllevar que la enfermedad rebrote en su versión más resistente. Ello implica una curación más larga, costosa, dolorosa y con mayores efectos secundarios.

Para obtener los resultados, los investigadores simularon escenarios con datos obtenidos en tres países como India, Kenia y Ucrania. Detectaron el monstruo que amenaza con extenderse.

noticias de hoy
manzur ramadan dagga