Venezuela rechaza acciones que buscan suspender sus derechos legítimos en Mercosur

La República Bolivariana de Venezuela rechaza las acciones ilegales y antijurídicas que se gestan contra la nación en el seno del Mercado Común del Sur (Mercosur) y que vulneran los derechos desde que Venezuela asumió el pasado 29 de julio la presidencia Pro témpore.

Venezuela
Foto: Referencial

A continuación, el comunicado difundido por el Ministerio Del Poder Popular Para Relaciones Exteriores:

La República Bolivariana de Venezuela, en pleno ejercicio de la Presidencia Pro-Tempore del Mercosur, rechaza y denuncia ante la comunidad internacional, muy particularmente ante los pueblos que integran el Mercosur, el grave ilícito fraguado por cuatro (04) Cancilleres del bloque, que pretenden imponer una fraudulenta suspensión a los derechos legítimos de Venezuela como Estado Parte, mediante falsos supuestos preconcebidos para agredir y hostigar a nuestro país.

La pretendida sanción no tiene sustento legal válido, carece de procedimiento jurídico expreso y de un cuerpo colegiado competente para decidir. Un grupo de Cancilleres confabulados para tramar un fraude contra la institucionalidad mercosuriana no puede sustituir su legalidad, en franco abuso de poder mediante la invención de sanciones que no existen en ninguna norma del bloque, al peor estilo unilateral, autoritario y antidemocrático. Tan grosera y ordinaria actuación solo encuentra explicación en el mandato imperial que cumplen los cancilleres contra Venezuela.

Los 4 ministros están tan conscientes de que la normativa de Mercosur no les autoriza a tomar tan írrita decisión, que durante estos meses han saltado del forjamiento de una a otra excusa antijurídica para procurarse un sustento de su engaño, por lo que han terminado en el absurdo extremo de invocar la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, a sabiendas que no aplica a Venezuela por no ser signataria de este instrumento.

Los cancilleres confabulados en realidad enmascaran su profunda intolerancia política e ideológica contra la Revolución Bolivariana, y su modelo integracionista y unionista. Han buscado soliviantar a la opinión pública internacional, para dañar a Venezuela, aún a costa de golpear el proceso de integración y a la propia organización.

Venezuela no sólo ha cumplido ostensiblemente con el marco normativo mercosuriano incorporando en apenas 4 años 95% de las normas, sino que lo ha hecho con mayor eficiencia que el resto de los países, que 25 años desde su fundación, ni siquiera se acercan a nuestro porcentaje de internalización normativo. Si fueran al menos coherentes con sus propias mentiras, debieran primero suspenderse a sí mismos, dado su extravagante y escandaloso retraso en la incorporación de las normas.

La República Bolivariana de Venezuela rechaza y denuncia este acto arbitrario y fraudulento que constituye una grave infracción internacional. Venezuela sigue y seguirá ejerciendo todos sus derechos como Estado Parte del Mercosur por mandato de la ley y exige a los cuatro gobiernos que dejen de eludir los procedimientos legales y se avoquen al cumplimiento del mecanismo de Negociaciones Directas contemplado en el Tratado de Olivos para la Solución de Controversias, como mecanismo de diálogo y negociación política.

A los gobiernos que asumen la ilegalidad e intolerancia como conducta, decimos que la verdad se impondrá y la historia será una vez más testigo de su derrota.

A los pueblos del Sur, manifestamos nuestro compromiso con una mayor integración, con el respeto a la consolidación del Mercosur y los llamamos a mantenerse alertas frente a este nuevo ataque en contra del espíritu Bolivariano.“Seguramente la unión es la que nos hace falta para completar la obra de nuestra regeneración”. Simón Bolívar

Con información de Noticias24