Comité de la Cruz Roja aumentará presupuesto para ayuda a Venezuela

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, anunció que su organización aumentará el presupuesto de 9 a 24 millones de francos suizos (casi el mismo monto en dólares) este año.

CICR
Foto: Referencial

Maurer, llegó a Lima, Perú, el jueves pasado para reunirse con el presidente Martín Vizcarra, funcionarios estatales y representantes de la sociedad civil. En entrevista con el diario español EL PAÍS, anunció que el organismo humanitario abrirá pronto dos nuevas sedes en los estados Táchira y Bolívar (fronterizos con Colombia y Brasil, respectivamente) para afrontar lo que denomina una “mezcla explosiva” de varios tipos de violencia, migración, política controversial y dificultades económicas.

Además, el presidente de la CICR,  relató una experiencia de la que fue testigo en un centro comunitario en San Antonio, estado Táchira, donde realizaron “esfuerzos para ofrecer servicios de salud y otros servicios básicos“.

“En ese pequeño espacio, en un barrio, había personas de la oposición, del gobierno, de la Cruz Roja y de la comunidad, todos trabajando duro para servir a las personas que llegaban buscando medicinas y consultas médicas. Me impresionó porque en un contexto polarizado donde cada quien es visto en oposición al otro, noté un testimonio de convergencia que me da gran esperanza (…) fue un símbolo emblemático de que Venezuela puede mejorar”, narró.

Conforme a las medidas específicas que aplicarán para colaborar con los venezolanos, señaló que la organización que representa trabaja “silenciosamente con el gobierno de Venezuela, con total transparencia con todas las partes de la sociedad venezolana para crear un espacio humanitario” y añadió: “Tenemos un acuerdo para una oficina central, un memorándum de entendimiento, en el área de salud, tenemos programas y acciones para 2019, en eso consiste el crear un espacio en el que podamos conseguir un consentimiento para trabajar”.

Al respecto de las conversaciones y negociaciones sostenidas con representantes del Ejecutivo venezolano y sus contrarios, fue enfático al aclarar que “no hay negociación fácil, es una cuestión de dilemas entre necesidades, urgencias, y el ambiente político que se va acomodando. Es una cuestión sensible, ese es el motivo por el que muchas de nuestras actividades intentan ser transparentes y otras dan espacio a interacciones confidenciales, con el gobierno, la sociedad civil y los actores no estatales: eso les permite mover sus posiciones”.

“Si uno está exclusivamente en la política pública, no da espacio a la diplomacia, a los compromisos y mecanismos que tienen que ser negociados y aceptables para todas las partes”, recordó.

No obstante, no dudó en reiterar que actúan con escepticismo “sobre el vínculo de la ayuda humanitaria con agendas políticas, con posibles cambios de gobierno u otros objetivos políticos”.

También, Maurer recalcó que desde 2018 incrementaron de manera “gradual y constante” el trabajo en Venezuela. “Hacia el final del año éramos 40 personas y ahora somos 102, pero llegaremos a 108, y estamos por abrir oficinas en los estados Táchira y Bolívar en cercana cooperación con las autoridades”, recalcó.

“Venezuela no es el caso típico en el que normalmente trabajamos, no es un gran desastre natural, no es un gran conflicto, pero el método y los temas en los que el CICR ha trabajado son relevantes a las demandas que tiene Venezuela”, finalizó Maurer.

Con información de Globovisión


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en nuestra cuenta de Twitter https://twitter.com/noticias_ahora_  y mantente siempre informado”