¡Fama y depresión! Marilyn Monroe, la rubia que alumbró al cine

Marilyn Monroe, seudónimo de Norma Jean Baker, nació el 1 de junio de 1926, en Los Ángeles, California. Actriz, modelo y sex symbol de la época, parecía tener la vida resuelta, pero detrás de la fama y la gloria se encontraba una mujer con una profunda depresión que se enfrentó a varios obstáculos desde su niñez.

Marilyn
Foto: Diario AS

Su madre Gladys Baker, quien nunca le habló sobre su padre, mandó a Norma a casa de un matrimonio amigo para que pasara los primeros años de su vida hasta que cumplió siete años. Fue entonces cuando regresó con ella.

Un año más tarde, Gladys fue internada en un psiquiátrico después que se le diagnosticara esquizofrenia, enfermedad que en algún momento Marilyn creyó haber heredado, especialmente cuando sufría de fuertes depresiones.

Norma pasó el resto de su infancia y adolescencia en un orfanato, en el que ingresó a los 9 años y trabajó como ayudante de cocina en la casa de sus abuelos y las de varias familias que la adoptaron. En una de esas casas fue víctima de abuso sexual por parte de la cabeza de familia.

Marilyn
Foto: Cortsía

A los 16 años, todavía no pasaba por su cabeza que llegaría a dedicarse al modelaje y a la actuación, así que abandonó sus estudios y empezó a trabajar en una planta de construcción de aviones.

En 1946, un fotógrafo la descubrió y convenció que incursionara en el mundo de las pasarelas, fue así como Norma Jean comenzó su carrera bajo la tutela de la agente Emmeline Snively, quien le sugirió cambiar el color de su cabello, que era castaño de nacimiento, por rubio platinado.

Sus múltiples trabajos como modelo hicieron que Howard Hughes, propietario de la compañía cinematográfica R.K.O., le ofreciera unas pruebas de pantalla para ver si podría trabajar en el mundo de la actuación, sin embargo, la atractiva rubia prefirió la oferta de 20th Century Fox como actriz de reparto.

Marilyn
Foto: Cortesía

Después de tres películas donde sus actuaciones no fueron reconocidas, Norma Jean tomó la decisión de cambiar su nombre por Marilyn Monroe.

Participó en una escena para Scudda Hoo! Scudda Hay!, película de Frederick Hugh Herbert, donde ella se separaba de un grupo de personas para saludar a la actriz principal, sin embargo, después la cortaron. Años más tarde recordó: “Una parte de mi espalda es visible en un plano, pero nadie lo supo aparte de mí y algunos amigos íntimos”.

Luego de un año firmó con Columbia, participó en la comedia musical Ladies of the chorus (1948), de Phil Karlson, y Amor en conserva, el penúltimo filme de los hermanos Marx.

Tiempo después, para la productora Metro Goldwyn Mayer, consiguió un papel breve pero de suma importancia para su carrera en el thriller La jungla de asfalto (John Huston, 1950) en el que interpretaba a la amante de un gángster. Luego, el director Joseph L. Mankiewicz le ofrecería un papel en el melodrama Eva al desnudo (1950) dónde representaba a una superficial aspirante a actriz.

Marilyn
Foto: Cortesía

Monroe saltó a la fama en 1949, cuando posó para una sesión fotográfica donde se mostraba en tomas desnuda sobre un cubrecamas de color rojo y, en 1953 una de esas fotos sería la portada del primer número de Playboy.

En 1952, tras realizar algunos papeles secundarios, apareció en títulos de importancia como Encuentros en la noche, de Fritz Lang; No estamos casados, de Edmund Goulding; el episodio que Henry Koster realizó para el filme colectivo Cuatro páginas de una vida y la película Niebla en el alma, de Roy Ward Baker, en el que encarnó al personaje de Nell Forbes.

Un año después se rodarían las tres primeras películas donde los papeles de Marilyn eran importantes. El filme de suspenso Niágara, de Henry Hathaway, Los caballeros las prefieren rubias, de Howard Hawks, y Cómo casarse con un millonario, de Jean Negulesco.

Durante 1954 participó en dos producciones; la primera fue Río sin retorno, de Otto Preminger, y la comedia Luces de candilejas, de Walter Lang, que resultó ser de un nivel muy inferior en comparación a las que había protagonizado un año antes.

Hollywood perdió una luz 

El 5 de agosto de 1962 a las 4:55 de la madrugada, la policía recibió la llamada del doctor Greenson, psiquiatra de Monroe, el cual le anunciaba que la actriz había fallecido a causa de una sobredosis de barbitúricos, medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso como sedantes.

Una de las versiones que salió a relucir tras la muerte de Monroe fue que había sido asesinada por el hermano del 35º Presidente de Estados Unidos John F. Kennedy, Robert Kennedy.

Con información de sinembargo.mx


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en nuestra cuenta de Twitter https://twitter.com/noticias_ahora_ y mantente siempre informado “