El auge de los productos con CBD precisa la comercialización de semillas de cannabis

x

Durante el siglo XXI numerosos países, como Estados Unidos, Canadá y otros europeos, han modificado sus normativas para legislar el auge del uso terapéutico y medicinal de productos con CBD ya que sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas son un excelente tratamiento para dolencias y enfermedades como la esclerosis múltiple.

El cannabidiol o CBD es uno de las decenas de cannabinoides que produce la planta del cannabis, y este compuesto natural se usa en aceites, comestibles, cápsulas e incluso gominolas para tratar, entre otras dolencias, el insomnio o el estrés, dos patologías cada vez más comunes en la sociedad actual debido al ritmo de vida tan ajetreado que llevamos y las constantes preocupaciones familiares y laborales.

Aunque en muchos países su uso se ha normalizado con fines alimenticios, farmacéuticos o cosméticos, en otros todavía se tiene el estigma de proceder de una planta psicotrópica; pero el CBD no tiene nada que ver con el THC, que es el compuesto con los principios psicoactivos. Además, la propia Organización Mundial de la Salud le atribuye propiedades terapéuticas y no considera al CBD como una sustancia adictiva. Por eso se comercializa como otros medicamentos.

El crecimiento de los productos con CBD precisa que la materia prima no falte en el mercado. Y aquí es donde radica la importancia de las semillas de cannabis, cuya comercialización y venta no suele implicar problemas legales en diferentes países del mundo, pero su cultivo sí genera dudas legales.

En España la venta de semillas de cannabis es legal en las decenas de tiendas físicas repartidas por toda la geografía y en las docenas de tiendas online que operan desde o fuera de España. En general, se habla de tres tipos de semillas diferentes (regulares, feminizadas, autoflorecencientes) y a continuación vamos a mostrar sus características principales.

  • Semillas regulares: son las más naturales ya que son las que se originan a partir de una planta hembra y otra macho. Sin embargo, son las que menos rendimiento económico ofrecen, por lo que son las menos utilizadas para producir productos cosméticos, farmacéuticos o alimenticios.
  • Semillas feminizadas: las mejores cosechas se obtienen con este tipo de semillas ya que se seleccionan únicamente las de plantas hembra. Son las más rentables porque una planta macho puede disminuir significativamente el rendimiento de toda una plantación.
  • Semillas autoflorecientes: estas semillas se han ido seleccionando para que su periodo de floración sea más rápido. Como son las que crecen con mayor rapidez, son las que mayores beneficios ofrecen a corto plazo.

Su comercialización se realiza a través de bancos de semillas repartidos por todo el mundo y para almacenarlas simplemente hay que guardarlas en un lugar fresco y seco cuidando la humedad para evitar que germinen. 

La venta de semillas de cannabis es necesaria para que los usuarios que se benefician de los productos con CBD sigan pudiendo acceder a sus tratamientos regulares ya que se han demostrado sus beneficios positivos. Pero siempre es importante diferenciar entre su comercialización y cultivo porque las consecuencias legales pueden ser muy diferentes dependiendo de cada país.