Bolsonaro y Trump consolidaron su alianza por Twitter

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro y su homólogo estadounidense, Donald Trump, aprovecharon la ocasión para consolidar vía Twitter, su alianza, que supone un giro copernicano de la política exterior brasileña.

Trump
Foto: Reerencial

Trump saludó al nuevo presidente de Brasil con un tuit que decía: “Estados Unidos está contigo”, a lo que este respondió: “Juntos, con la protección de Dios, traeremos más prosperidad y progreso a nuestros pueblos”.

El nuevo presidente, que exhibe su admiración por el magnate, su discurso y método, pretende forjar una alianza con la primera potencia mundial, aunque a la ceremonia Washington envió al secretario de Estado, Mike Pompeo.

Toma de poder 

El militar retirado Jair Messias Bolsonaro, de 63 años, se convirtió este Año Nuevo en el primer presidente ultraderechista de Brasil desde el fin de la dictadura. Llega al cargo con un fuerte mandato de los electores (ganó con el 55%) para que resuelva los grandes males que lastran a la primera potencia latinoamericana y entierre el legado del PT

En su discurso inaugural, aparcó su habitual criminalización del Partido de los Trabajadores (PT) para convocar a los diputados a unirse en “la misión de reconstruir la patria liberándola del crimen, la corrupción, la sumisión ideológica y la irresponsabilidad económica”.

Bolsonaro afirmó que actuará “guiado por la Constitución y con Dios en el corazón”. “Brasil y Dios por encima de todo”, subrayó. Durante su discurso al país (el segundo del día) desde el palacio de Planalto y ante una multitud de devotos, sacó de repente una bandera de Brasil y la agitó como en un estadio al grito de “nuestra bandera jamás será roja”, un grito de guerra bolsonarista que hace referencia al PT y a la izquierda.

A la ceremonia asistieron dos primeros ministros muy afines a Bolsonaro, como el israelí Benjamín Netanyahu, que concluía una visita oficial de cinco días, y el húngaro Viktor Orbán, además de mandatarios de la región como el chileno Sebastián Piñera o el boliviano Evo Morales. Bolsonaro retiró las invitaciones a Venezuela, Cuba y Nicaragua.

La política brasileña llevaba ya años subida en una montaña rusa cuando Bolsonaro, usando con habilidad las redes sociales y las medias verdades, supo capitalizar la ira contra los políticos y la desilusión.

Los brasileños son los latinoamericanos menos satisfechos con la democracia. Solo el 9% lo está frente a la media regional del 24%, según el último Latinobarómetro. Por eso el triunfo del exmilitar inquieta tanto en el Brasil que no le votó (el 45% apoyó a Fernando Haddad). Los partidos de centroderecha han quedado prácticamente barridos del nuevo Congreso, muy atomizado.

Con información de El País



“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en nuestra cuenta de Twitter https://twitter.com/noticias_ahora_  y mantente siempre informado”