Hoy celebramos las Fiestas de San Antonio de Padua

Cada 13 de Junio en la región occidental de Venezuela, específicamente en Lara, Portuguesa, Yaracuy y Falcón, se celebran las Fiestas de San Antonio de Padua, en donde los devotos suelen hacer la procesión, danzar y cantar en señal de adoración.

Fiestas de San Antonio de Padua
Foto: Daniel Hernandez

Como ya es costumbre, en la noche del 12 de junio, se realiza el Velorio del Santo frente a un altar repleto de flores. Los feligreses entonan la Salve, cantan y rezan sus oraciones hasta el amanecer del 13 de junio, día en que se realiza la Misa y la bendición de los panes. Al finalizar el repique de campanas y los cohetes, anuncian que es hora de sacar de la iglesia al Santo Antonio de Padua.

Fiestas de San Antonio de Padua
Foto: Daniel Hernandez

En la procesión, la ofrenda central está representada por El Tamunangue ante el altar, acompañado de la imagen del Santo reposando en dos varas adornadas, las cuales serán tomadas por los bailarines mientras van cantando y entonando un coro.

Durante las fiestas de San Antonio De Padua, también se realizan alegres dramatizaciones de Tamunangue, en secuencia de siete bailes, cada uno precedido por una salve a la Virgen: La Bella, El Galerón, La Batalla,  El Chivichamos, El Poco a Poco, La Perrendenga y El Seis figurao.

Fiestas de San Antonio de Padua
Foto: Daniel Hernandez
Fiestas de San Antonio de Padua
Foto: Daniel Hernandez

San Antonio de Padua

San Antonio oriundo de Portugal, nació en 1195 en medio de una familia de la nobleza. Desde pequeño se consagró a la Santísima Virgen. Durante su juventud fue atacado por las pasiones sensuales pero con ayuda de Dios las dominó, encontrando su fortaleza en las visitas al Santísimo.

A inicios de 1221, fue admitido en los franciscanos, participó en Asís del capítulo general de la orden de ese año y más adelante fue enviado a predicar en diversas ciudades, obteniendo un gran éxito en la conversión de los herejes.

Gracias a la afinidad que consiguió con las personas, todos querían estar cerca de él y algunos le arrancaban pedazos de su hábito. Razón por la cual se le asigno un grupo de hombres para protegerlo después de los sermones. Muchas veces predicaba en plazas y mercados. Era tan impresionante que los pecadores caían de rodillas a sus pies.

San Antonio denunció y combatió incansablemente el vicio de la usura, pero poco a poco su salud se fue deteriorando y se retiró a descansar a los bosques. Al sentir que su vida llegaba a su término, pidió regresar a Padua, pero solo llegó hasta los límites de la ciudad.

Fue entonces cuando el 13 de junio de 1231 recibió los últimos sacramentos, entonó un canto a la Virgen y antes de partir a la Casa del Padre, dijo sonriente: «Veo venir a Nuestro Señor». Fue canonizado sin que haya transcurrido un año de su muerte por el Papa Gregorio IX  y declarado Doctor de la Iglesia por el Papa Pío XII, reseñó aciprensa.

Con información de I Venezuela Travel


Somos el mismo equipo… Nuevo nombre… #NoticiasAhora