Los amuletos, una manera de enfrentar la incertidumbre

49
Los amuletos - Noticias-Ahora
Cada quien se aferra a un amuleto diferente para enfrentar el estrés. Foto: Agencias
Compartir

Hace poco el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador causó polémica al pedir a los mexicanos que cargaran amuletos para enfrentar el coronavirus.

El mandatario se colocó en el centro del debate al mostrar también estampitas a las que calificó como “detente”. Pero más allá del atípico episodio de un presidente en ejercicio, millones de personas los utilizan en todo el mundo.

En realidad se trata de cualquier objeto portátil al que supersticiosamente se le atribuye alguna virtud sobrenatural. Además protege a las personas frente a un problema.

Puedes leer: Trump es reprobado con el mínimo por manejo del coronavirus

Los amuletos son incontables. Los más comunes son patas de caballo, gemas, piedras, billetes, monedas, anillos e incluso oraciones contra la mala suerte.

Los historiadores sostienen que se trata de los objetos más antiguos de la humanidad. Desde tiempos inmemoriales  el hombre vio en ellos la forma para escapar de los males que lo aquejaban.

Los amuletos al por mayor

Los primeros amuletos fueron objetos naturales como como piedras o maderas talladas, apreciados por su forma, color o rareza. Luego llegaron los objetos de uso cotidiano a los que les endilgaban cierto poder.

Ahora existen hasta los amuletos comerciales que se consiguen en las tiendas. Las personas lo llevan consigo por su creencia y su fe. En ocasiones no se las muestra ni a sus más íntimos amigos.

Hay personas que los coleccionan como en el caso de los elefantes o las herraduras de caballo que no tienen explicación lógica. Aunque la ciencia ha comprobado una y otra vez su ineficacia, personas insisten en estas prácticas irracionales para atraer la fortuna y alejar a las desgracias.

El antropólogo polaco Bronislaw Malinowski, explicó a principios del siglo 20, que las supersticiones nacen del miedo a lo desconocido y son una manera de enfrentar el estrés que nos genera la incertidumbre.  En sus investigaciones etnográficas en las Islas Kiriwina, en Papúa Nueva Guinea, halló que los pescadores que se aventuraban en peligrosas expediciones a mar abierto eran más supersticiosos que los que pescaban en las lagunas tranquilas.

Puedes leer: California: Sismo de magnitud 5,8 sacudió el sureste de Lone Pine

Otros investigadores contemporáneos, como el psicólogo británico Richard Wiseman, consideran que la superstición forma parte de nuestro ADN. Sostiene que los amuletos y las figuras totémicas se encuentren en todas las culturas y todas las eras de la historia humana.

La función del amuleto es protectora. Las personas se aferran a los amuletos en los momentos difíciles. «Las personas se vuelven supersticiosas cuando sienten incertidumbre en su desempeño, como los atletas y actores», aseguró Wiseman a National Geographic. Es una necesidad de apuntar hacia el optimismo cuando todo señala que vienen tiempos de tormenta.