Madame Pee: el invento acaba con las colas de mujeres en los baños

98
pasarela de pagos en linea

Acabar con la brecha de desigualdades entre hombres y mujeres promete un invento bautizado por su creadora como Madame Pee.

Hasta hace poco acudir al baño durante un concierto al aire libre constituía para las damas toda una odisea. Tenían que hacer interminables colas. Sin embargo, que los hombres orinaran en cualquier lugar no era mal visto.

Puedes leer: Si quieres atraer mujeres no incluyas gatos en tu foto de perfil

La emprendedora francesa Nathalie Des Isnards, lo padeció durante un festival de música. Pero en lugar de frustrarse, se inspiró. Recordó que pasó alrededor de 30 en la cola para hacer “pis”. Ella se perdió la primera parte del concierto y luego puso manos a la obra.

Junto con ergonomistas, psicólogos y mujeres diseñaron un urinario femenino y crearon Madame Pee. El invento lo han llevado a diferentes festivales en Europa.

El encanto del urinario diseñado por y para mujeres se fundamenta en cuatro aspectos que antes no se tomaban en cuenta. La rapidez, la privacidad, la higiene y lo ecológico entran en la ecuación. Se trata de un  inodoro adaptado para que las mujeres puedan orinar (sólo orinar) fácil y de una manera rápida.

Madame Pee y la higiene

Madame Pee se utiliza en una posición semisentada, sin contacto con la superficie al tiempo en que protege su privacidad.  El urinario se encuentra dentro de una cabina semicerrada con techo.

Además cuenta con un dispensador de papel higiénico y un  perchero para colocar la cartera y objetos personales. Asimismo dispone de una pieza ergonómica en la que no es necesario sentarse. Estos urinarios femeninos tampoco tienen riesgos de salpicaduras ni olores. Está conectado a un tanque de 200 litros que permite que se evacue de manera continua.

Puedes leer: Cierran Mercado Mayorista en Carabobo «hasta nuevo aviso»

Antes las mujeres se topaban con el dilema de no ingerir líquidos antes de salir de casa. Con ello se evitaban tener de hacer colas en los baños. La mayoría de las ocasiones regresaban frustradas a casa.