La «Negra Hipólita», la esclava que se convirtió en madre y padre de Simón Bolívar

259
Negra Hipólita madre y padre de Simón Bolívar 
Compartir

La «Negra Hipólita», fue una de las esclavizadas de la familia Bolívar Palacios. Cuando nació Simón Bolívar en 1783; su madre se vio en la necesidad, por quebrantos de salud, de buscarle una nodriza.

Recurrió a Hipólita, esclava de la hacienda «El Ingenio», en San Mateo, propiedad de la familia. Este hecho fue recordado por el propio Bolívar en diversas oportunidades, mostrando en cartas (1825) y gestos (1827) el cariño que siempre sintió por Hipólita, a quien llegó a considerar «su madre y su padre».

«Hipólita fue uno de los pilares principales que sostiene el escenario de los primeros años de Bolívar», Carmelo Paiva Palacios, en «La Negra Hipólita, la nodriza del Libertador».

Familia

Antes de que naciera el prócer, el matrimonio de los mantuanos Juan Vicente Bolívar y Ponte y María de la Concepción Palacios y Blanco había tenido a María Antonia (1777), Juana (1779) y Juan Vicente (1781).

Y cuando nació Simón, debido a los quebrantos de salud que la aquejaban, la madre le pidió a una amiga que la ayudara a alimentarlo.

La cubana Inés Mancebo de Miyares lo amamantó durante sus primeros 30 días.

Después llegaría Hipólita, «esclava de la hacienda El Ingenio, en San Mateo, propiedad de la familia», según apuntó la historiadora Irma De-Sola Ricardo en el Diccionario de Historia de Venezuela.

Había nacido en 1763, en esas tierras del norte de Venezuela, en lo que hoy es el estado Aragua, y se había unido a otro siervo de la familia Bolívar, Mateo, de la hacienda de Santo Domingo.

Era una «típica mujer originaria de África Occidental«, escribió Reinaldo Bolívar en el ensayo dirigido a niños y adolescentes «Simoncito. Hijo de Hipólita, pupilo de Matea».

Aunque «su estatura está por encima del promedio que consideraban los esclavistas debía medir una ‘pieza'», añadió el que es el director del Instituto de Investigaciones Estratégicas sobre África y su Diáspora.

Los Bolívar descendían de una familia de origen vasco que se había radicado en Venezuela desde finales del siglo XVI.

«Eran reconocidos como una de las cinco familias más ricas de la Capitanía General de Venezuela; en sus haberes tenían propiedades por toda la Provincia de Caracas, por tanto se daban el lujo de enseñar oficios y artes a los esclavizados que iban a asumir tareas domésticas», indica el investigador.

Negra Hipólita madre y padre de Simón Bolívar 

El rol que desempeñó Hipólita al amamantar a Bolívar no fue excepcional para la época.

«Era uno de los tantos oficios que desempeñaban las esclavas de color en las colonias hispanoamericanas», le indica a BBC Mundo la historiadora María Soledad Hernández, investigadora del Instituto de Investigaciones Históricas de la UCAB.

Las razones por las que les tenían que dar el pecho a los hijos de sus amos eran diversas. A veces, lo hacían por la muerte de la madre.

«Y era común que surgiese un vínculo afectivo entre la nodriza y el ‘amito blanco’, término común que los identificaba: amo pequeño y de piel blanca.

«Las nodrizas no los llamaban normalmente por su nombre, y cuando lo hacían siempre le antecedía amito o niño».

Cuando Bolívar tenía tres años, su padre falleció y su madre quedó a cargo de la administración de la respetable fortuna de la familia.

«En vida de su esposo tuvo un cabal conocimiento de los negocios de este, y apenas se encarga de ellos, procede con inteligencia y decisión no solo a conservar los cuantiosos bienes a su cargo, sino que los aumenta y sanea«, señala el historiador Rafael Fuentes Carvallo en el Diccionario de Historia de Venezuela.

Pero los problemas de salud la golpearían trágicamente.

«Hipólita no solamente hizo de madre alimentándolo, sino que como fiel y abnegada servidora de la familia se encargó completamente del niño dirigiendo y cuidando sus primeros pasos, enseñándole las primeras palabras, sustituyendo al padre y compensando los mimos que la madre enferma no podía prodigarle».

A los nueve años, Simón Bolívar perdería a su madre, quien tenía 34 años.

«Tendrá que conformarse con el afecto maternal y la constante magnificencia de su esclava nodriza», escribió Paiva.

Matrimonio con Mateo Bolívar 

Hipólita se casó con Mateo Bolívar, también siervo de la familia Bolívar, pero de la hacienda «Santo Domingo de Macaire», en Caucagua, estado Miranda. Tuvo un hijo de nombre Dionisio, de la misma edad de Simón. Dionisio llegó a ser Sargento del ejército Libertador. Bolívar les concedió la libertad a los esclavos que le quedaban, entre ellos a Hipólita, en 1822, después de la Batalla de Carabobo.

Hipólita contaba con veinte años de edad cuando nació Simón Bolívar y no es la misma persona a quien también en la historia de la familia Bolívar se conoció como Matea Bolívar o como la Negra Matea, quien contaba con la edad de diez años cuando nace el Libertador y quien hiciera tarea de compañera de juego del niño Simón. Hipólita y Matea fueron en la prácticas compañeras y amigas inseparables.

Emigración a Oriente

Tras la emigración a Oriente, en 1814, Simón Bolívar, encarga el cuidado de su hermana, Juana Bolívar Palacios, a Hipólita, mientras que Matea se queda con María Antonia Bolívar. No obstante, después de la batalla de Carabobo en 1821, Hipólita se irá a vivir con María Antonia.​

Sus restos simbólicos reposaron en la cripta de los Bolívar en la catedral de Caracas hasta el 8 de marzo de 2017 cuando junto a Matea Bolívar y la Jefa Apacuana fueron elevadas al Panteón Nacional​, fruto de una larga campaña que encabezó, entre otras personas, el internacionalista y profesor Reinaldo Bolívar, uno de los principales biógrafos de Matea e Hipólita Bolívar.

Noticias Ahora

Puedes seguir leyendo: 24 de Julio: Venezuela celebra aniversario 238 del natalicio de El Libertador Simón Bolívar


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en TELEGRAM  y mantente siempre informado.»

noticias de hoy
manzur ramadan dagga