¿Para qué sirve el orgasmo femenino desde una perspectiva evolutiva?

176
pasarela de pagos en linea

En términos de función evolutiva, el orgasmo femenino difiere mucho del orgasmo de los hombres. El orgasmo masculino es un requisito obligado para que se produzca la eyaculación. En las mujeres, en cambio su función se encuentra comprometida. No lo necesitan para producir los 300 óvulos mensuales que generan durante su vida fértil, ni para tener hijos. Entonces, ¿qué función tiene el orgasmo femenino desde el punto de vista evolutivo? 

Inútil orgasmo femenino

 Lo que provoca en la mayor parte de los casos el orgasmo femenino es la estimulación del clítoris. Esta área no contactada por el pene durante la copulación no interviene en el proceso de la inseminación.

Puedes leer: Buenos Aires entró de nuevo en cuarentena para contener el coronavirus

Elisabeth Lloyd, profesora de Filosofía de la Ciencia en la Universidad de Indiana considera que el orgasmo femenino es un subproducto de la evolución. La idea del «subproducto evolutivo» es de Darwin, quien lo consideraba como cualquier rasgo que sea arrastrado de otros. Los pezones de los hombres son un ejemplo claro. Mientras que en las mujeres sirven para la lactancia, en los hombres serían un subproducto sin valor adaptativo alguno.

 Placer para la reproducción

Sin embargo, esto no necesariamente se aplica al orgasmo femenino. En primer lugar hay que considerar que, en ambos sexos se ha desarrollado el placer sexual. Este placer es la causa próxima de las relaciones sexuales, cuyo propósito es la reproducción. Si adicionalmente, incluimos las pautas que caracterizan al orgasmo femenino, la conclusión resulta aún menos convincente.

Durante el orgasmo en ambos sexos se producen considerables aumentos de las pulsaciones de la presión sanguínea y de la respiración, que se vuelve más profunda y rápida. Al final, el rostro se contrae, con la boca muy abierta y los orificios nasales dilatados. El momento se asemeja al máximo esfuerzo de los atletas, faltos ya de aire.

Retención de la esperma

Lo que distingue al orgasmo femenino son una serie de contracciones rítmicas en la zona perineal, de la vagina y del útero. Tales contracciones tienen una función absorbente de la esperma, descrita por Baker y Bellis en la revista Animal Behaviour, Además, aumenta su retención en el conducto vaginal. Por eso, las hipótesis evolucionistas con mayor apoyo se refieren al papel del orgasmo femenino como un mecanismo retentivo del esperma.

Puedes leer: Jorge Rodríguez: Venezuela sumó 216 nuevos casos de Covid-19

Por último, el orgasmo es seguido por un considerable período de agotamiento y sueño. Se puede deducir entonces que otra de sus funciones adaptativas es inducir al reposo horizontal tras la cópula. Esto también favorece la retención del esperma y aumenta así las posibilidades de la mujer de ser fecundada.