¡Orgullo criollo! Venezolano fue electo asociado extranjero de la NAS

En 1966, cuando apenas tenía 16 años de edad y estudiaba cuarto año de bachillerato, conoció el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) por primera vez, ingresando ese mismo día como estudiante visitante del Departamento de Bioquímica. Nunca imaginó que, medio siglo después, seguiría trabajando en esta institución, donde además inauguró los estudios de biología estructural de América Latina.

venezolano
Foto: Referencial

Raúl Padrón tampoco pensó que podría llegar a visitar la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América (NAS, por sus siglas en inglés), una de las más antiguas y respetadas del planeta, cuando en el año 2000 estuvo a escasos metros de su entrada principal durante un tour organizado por el Instituto Médico Howard Hughes, institución que apoyó sus investigaciones durante 15 años.

Venezuela fue pionera en biología estructural en América Latina, con la instalación del primer criomicroscopio electrónico en 1997 en el Centro de Biología Estructural “Humberto Fernández-Morán” del Ivic -integrante del Centro de Biología Estructural del Mercosur (CeBEM)-, recién fundado por Padrón y colaboradores ese mismo año con el apoyo del Instituto Médico Howard Hughes.

El esfuerzo continuado tuvo consecuencias. En 2005, Padrón y sus colaboradores lograron la primera reconstrucción tridimensional de los filamentos gruesos del músculo estriado de tarántula, hecha por criomicroscopía electrónica. La noticia recorrió el mundo gracias a su publicación en la revista Nature.

La estructura cuasiatómica de los filamentos gruesos del músculo estriado de tarántula reveló la presencia del llamado motivo de cabezas interactuantes de la molécula de miosina. Este avance los llevó a entender  cómo se relajan los filamentos gruesos de los músculos.

“Encontramos que las dos cabezas de miosina forman hélices en los filamentos gruesos de músculo de tarántula y que ambas cabezas interactúan creando un arreglo asímétrico, bautizado por nosotros como el motivo de cabezas interactuantes de miosina”, aseguró Padrón.

Observar que las dos cabezas de miosina actúan recíprocamente fue un hallazgo tan inesperado que “cambió nuestra comprensión de la relajación y activación de los filamentos gruesos durante la contracción muscular, ya que la asimetría del motivo de cabezas interactuantes causa el bloqueo de las enzimas, que convierten la energía química en energía mecánica en ambas cabezas, explicando la relajación del filamento grueso”, precisó.

Fue otro venezolano, Humberto Fernández-Morán -fundador del Instituto Venezolano de Neurología e Investigaciones Cerebrales (Ivnic), precursor del Ivic-, quien introdujo el concepto de criomicroscopía electrónica en 1963 y construyó en 1996 el primer criomicroscopio electrónico en la Universidad de Chicago, con el cual publicó las primeras criomicrografías electrónicas.

Con información de El Impulso


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en nuestra cuenta de Twitter https://twitter.com/noticias_ahora_  y mantente siempre informado”