Alegra tu domingo con un típico desayuno francés

317
tostadas francesas - NA
Compartir

Trae un poco de París a casa sirviendo en tu mesa una de las comidas de la cultura francesa que, aunque a diferencia de nosotros no es la más importante del día, sí es una tradición para compartir en familia.

Alegra tu domingo con un desayuno francés para compartir con tu familia sin salir del calor de tu hogar.

Aunque no lo creas, a diferencia de otras culturas como la nuestra, los franceses no comen huevo al desayuno. Para ellos, este alimento está presente en el almuerzo, pero especialmente para la cena, así que de entrada, olvídate de los tradicionales huevos revueltos o de un omelette y reemplázalos por un delicioso pan fresco, el principal protagonista de un auténtico desayuno francés.

Recuerda colocar sobre la mesa mantequilla con sal y una exquisita mermelada casera, sabor a fresa, naranja o mora, cualquiera de estas queda muy bien, pues todas son de tradición francesa.

Ingredientes para unas tostadas francesas:

6 rebanadas gruesas de pan duro o de molde

2 huevos

250 ml de leche

3 cucharadas de azúcar

Mantequilla para freír

Una cucharadita de aromatizador de vainilla

Para acompañar: sirope, cremas, helado, rebanadas de fruta, crema de cacao.

Cómo preparar estas ricas tostadas:

En un bol, mezclar el azúcar, los huevos, la vainilla y la leche. Batir hasta que la mezcla quede homogénea.

A continuación, humedecer las rebanadas de pan en esta mezcla teniendo el suficiente cuidado de que el pan no se desarme. Se deberá sumergir con la ayuda de una espumadera y retirarlo sin que se rompa.

En una sartén, colocar una cucharada de mantequilla y cuando se haya derretido, freír la rebanada de pan. Una vez que se dore de un lado y el huevo se haya cuajado, darla vuelta y esperar que se haga del otro.

Repetir el procedimiento hasta terminar las rebanadas y colocarlas en un papel absorbente por si le ha quedado exceso de mantequilla.

Servir inmediatamente para que conserven la textura ideal. Acompañar con los ingredientes que más apetezcan. Se pueden espolvorear con canela, acompañar con frutas frescas, helado, siropes y tantas otras opciones.

Por último y no menos importante, acompaña la comida con bebidas calientes: café o chocolate. Eso sí, el café debe ser fuerte, preferiblemente un espresso, para estar a tono con el estilo francés.

Ahora, ya que has traído un poco de Francia a tu cocina ¡bon appétit!

Puedes seguir leyendo: Prepara este fin de semana un pasticho de papa con espinaca


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en TELEGRAM  y mantente siempre informado”