Boca abajo: Las increíbles terapias que deja el coronavirus

44
pasarela de pagos en linea

Desde que estalló el coronavirus, los médicos experimentan con miles de terapias para salvar a los pacientes, una de las más eficaces consiste en colocar a los pacientes boca abajo.

La pandemia sorprendió a la humanidad con la guardia abajo, pues nunca habían observado tantos síntomas en una misma enfermedad. Además del sistema respiratorio y los pulmones, el virus puede atacar muchos otros órganos, incluyendo el corazón, el hígado, los riñones y el cerebro.

Los expertos consideran que los científicos perdieron mucho tiempo desde que apareció el coronavirus en China. Las autoridades de Beijín intentaron ocultar la enfermedad que se extendía por todos los rincones del planeta.

Puedes leer: ¡Talento venezolano! Jesús Morera estrenó el videoclip de “Eres Pa Mi“

Desde entonces miles de pacientes fallecen a diario sin que se desarrolle una vacuna eficaz. Mientras tanto ensayan con medicamentos y terapias para alargar la agonía o lograr una recuperación.

Boca abajo y medicados

Los ensayos médicos dejan cada día mayores experiencias. Una de ellas consiste en colocar a los pacientes sobre el estómago. En posición de decúbito prono alivian la presión en los pulmones. Así evitan la necesidad de ventilación mecánica debido a la escasez de respiradores mecánicos.

En la mayoría de los hospitales carecen de suficientes equipos de este tipo. China hizo de la producción y venta de estos equipos un negocio de escala global.

Otra de las lecciones que deja el coronavirus, además de colocar a pacientes boca abajo, proviene de los fármacos en experimentación. El más satisfactorio es el  antiviral remdesivir, un esteroide para tratar la respuesta inflamatoria del cuerpo. También utilizan el plasma donado por pacientes que tienen anticuerpos contra la enfermedad.

Además la abundancia de test y la rapidez de resultados ayudan a descongestionar los hospitales. Sin embargo, existen países donde el precario sistema de salud añade dificultades a los médicos para salvar a los pacientes.

Pero el aprendizaje más divulgado que deja el coronaviris consiste en la prevención. Los médicos insisten en que la población cumpla con buena higiene, mascarillas y distanciamiento social.

«Si la mejor lección que hemos aprendido es poner a los pacientes boca abajo en vez de boca arriba, significa que estamos lejos de una cura milagrosa», dijo Valory Wangler, jefe médico de Rehoboth McKinley Christian Health Care Services, en Gallup, Estados Unidos.

Puedes leer: ¡Exorbitante! Cinex cobrará boletos en dólares para autocines

La pandemia está lejos de ser controlada. Los gigantes farmacéuticos trabajan en el desarrollo de la vacuna, pero encontrarla tardará varios meses.

Por lo pronto las autoridades recomiendan mantener la cuarentena mientras los médicos experimentan con nuevas terapias. Los pacientes con enfermedades crónicas resultan los más afectados por la pandemia.