El viejo y barato antiinflamatorio que se le para al COVID-19

67
Viejo y barato antiinflamatorio - Noticias-Ahora
De la nada surgió el viejo y barato antiinflamatorio para combatir al coronavirus. Foto: Agencias
Compartir

En medio de la incansable batalla mundial para combatir al mortal COVID-19 surge como de la nada un viejo y barato antiinflamatorio.

El esperanzador fármaco que ahora aplaude la Organización Mundial de la Salud (OMS) nació por los ensayos clínicos que adelantan en el Reino Unido. “La dexametasona «puede salvar la vida de pacientes que están gravemente enfermos” reconoció el organismo mundial de la salud.

El modesto fármaco es un esteroide creado hace aproximadamente 60 años que se utiliza para tratar la artritis, las alergias graves y el asma.

La OMS señala que «se ha utilizado desde la década de 1960 para reducir la inflamación en una variedad de afecciones. También incluye trastornos inflamatorios y ciertos tipos de cáncer».

Puedes leer: John Bolton: Trump pidió al Departamento del Tesoro “ir tras bitcoin»

Hace algún tiempo científicos británicos afirmaron haber hecho «un gran avance» con un viejo y barato antiinflamatorio. Según ellos el fármaco es usado en el tratamiento de los pacientes que sufren COVID-19.

De acuerdo con sus ensayos la dexametasona reduce la tasa de mortalidad de los pacientes con ventilación artificial en aproximadamente un tercio. En el Reino Unido, la dexametasona cuesta apenas 5 libras esterlinas (6,3 dólares).

Un viejo y barato antiinflamatorio

Desde que estalló la pandemia los científicos del mundo luchan por encontrar una cura. Por ahora los estudios y ensayos resultan infructuosos para contener el avance del coronavirus.

El barato medicamento que se conoce desde hace más de medio siglo ahora es un protagonista de primer nivel.  Demostró ser útil al disminuir las probabilidades de muerte en pacientes hospitalizados. Los servicios médicos de Reino Unido pusieron al viejo y barato antiinflamatorio a  disposición de los hospitales.

Pero la gente se pregunta qué es la dexametasona. Se trata de un esteroide, un medicamento que reduce la inflamación al actuar como las hormonas antiinflamatorias producidas por el cuerpo. Este fármaco actúa amortiguando el sistema inmunitario del cuerpo.

Pero a veces el sistema inmunitario se acelera. Esa reacción puede resultar fatal: la misma respuesta del cuerpo diseñada para atacar la infección termina atacando las propias células del paciente. La dexametasona calma este efecto.

Es por eso que este viejo y barato antiinflamatorio solo es adecuado para personas que están graves y en el hospital. Y que reciben oxígeno o respiración mecánica.

El medicamento no funciona en personas con síntomas más leves. Los estudios demuestran que una de cada tres muertes podría prevenirse entre pacientes que están conectados a respiradores. Y para los pacientes que necesitan oxígeno, podría prevenir una muerte de cada cinco.

Funciona en pacientes graves

Los resultados provienen del ensayo clínico llamado Recovery, realizado por la Universidad de Oxford, en Reino Unido. Además los investigadores prueban si los medicamentos que ya existen en el mundo para tratar otras afecciones también pueden ser útiles en el tratamiento de COVID-19.

Puedes leer: Unesco ofreció ayuda a la UCV tras desplomarse el techo

Alrededor de 2.100 pacientes recibieron una dosis diaria de 6 mg de dexametasona en las pruebas. Su progreso se comparó con una muestra aleatoria de poco más de 4.300 pacientes que no recibieron tratamiento adicional.

Debido a que ha existido durante tanto tiempo, el barato antiinflamatorio ya no está bajo patente. Ello se traduce en que muchas compañías pueden hacerlo y está ampliamente disponible en todo el mundo.