Empresas brasileñas dejarán que sus empleados vean el Mundial

En Brasil, el fútbol es sagrado. Cada vez que la Seleçao ingrese a la cancha en el Mundial de Rusia, los trabajadores dejarán lo que tengan entre manos para seguir los partidos.

Mundial
Foto: The New York Times

Debido a la diferencia horaria, los encuentros tendrán lugar en la mañana o a primeras horas de la tarde… pero nada se interpondrá en el deseo de la gente de mirar a la auriverde, que debuta ante Suiza el domingo.

Pantallas gigantes, bocaditos gratis, llegadas tarde: Brasil aminorará su actividad durante la Copa.

Según un sondeo de la Confederación Nacional de Comerciantes (CNDL), un 28% de las empresas del sector de servicios permitirá que sus empleados se ausenten o vean los partidos en la oficina cuando juegue Brasil, y el 17% ya tiene preparadas áreas para seguir las incidencias en el lugar de trabajo.

«Es prácticamente imposible que la gente se concentre en el trabajo durante un partido de Brasil en la Copa del Mundo», dijo Robson Melo, titular de Estante Magica, una start up que emplea a un centenar de personas en Rio de Janeiro.

Brasileños atentos al Mundial

La plantilla tendrá la impresión de estar en un estadio de fútbol, en un espacio decorado con decenas de banderines amarillos y verdes, césped artificial y pallets de madera simulando las gradas. Tampoco faltarán las palomitas de maíz ni los sándwiches durante los encuentros.

«Vamos a detener la actividad durante los partidos, pero no se trata de bajar nuestra productividad. Nuestro equipo es joven y está acostumbrado a trabajar de forma autónoma, con horarios más flexibles», aseguró Melo.

En un marco de ralentización, no se espera sin embargo que la Copa tenga un impacto en la economía, porque cada hora dedicada al Mundial deberá ser luego compensada.

En la sede en Sao Paulo de Netshoes, gigante brasileña de venta de artículos deportivos, se colocó césped artificial en los ascensores, con una pelota para que los empleados jueguen. La estrategia apunta a que los funcionarios vean los partidos en el lugar de trabajo, no afuera.

Cerca de un 30% de sus 2.000 empleados seguirán trabajando durante los partidos, aunque podrán verlos de reojo en pantallas instaladas en sus escritorios.

«Es imposible detener la actividad completamente. Tenemos clientes que viajan por todo el mundo, sus vuelos pueden ser anulados y ellos tienen que poder contactarnos en todo momento», dijo Carla Mota, directora de Recursos Humanos de Flytour.

Con información de AFP


Mismo equipo… nuevo nombre… #SomosNoticiasAhora