En Indonesia los anti-máscaras tienen que cavar tumbas

x

Se podría decir que la pandemia ha dividido a los humanos en dos tipos: los anti-máscaras y los pro-máscaras. Ambos grupos han crecido en paralelo desde que los gobiernos del mundo recomendaran o hicieran obligatorio el uso de mascarilla. Por un lado, la abrumadora mayoría, usuaria y entusiasta de la medida. Por otro, una ruidosa minoría, a lomos entre el mero ejercicio de contestación y la abierta paranoia.

Según The Jakarta Post, las autoridades locales indonesias están experimentando con herramientas coercitivas muy sugerentes para tratar con el peligroso grupo anti-máscaras. Al este de la isla de Java, los gobernantes de Gresik han decidido castigar a los anti-mascarillas cavando tumbas. Magnet publicó un artículo sobre la macabra medida

«Hay solo tres enterradores disponibles ahora mismo, así que pensé que bien podría poner a esta gente a trabajar», explicó uno de los cargos públicos responsables de la idea, quizá ajeno a la ironía.

Puedes leer: NHC advierte la formación simultánea de cinco ciclones tropicales

Alarmado por el elevado volumen de indonesios anti-máscaras, el gobierno la hizo obligatoria en todo espacio público a mediados del verano. Una de las penas contempladas por la nueva legislación pasa por los servicios a la comunidad.

Anti-máscaras cava tumbas

Las autoridades de Gresik han interpretado a su manera esta norma, aclarando, que los ocho infractores no entran en contacto con los cuerpos. Esta tarea es responsabilidad de profesionales sanitarios debidamente protegidos. Los anti-máscaras realizan el trabajo manual de cavar tumbas y preparar las parcelas con tablas de madera para sostener los ataúdes.

Indonesia instituyó una ley nacional que exige el uso de máscaras a principios de abril. Pero esa política se fortaleció en julio después de que Java Oriental experimentó un aumento en los casos. Una encuesta de la región encontró que el 70% de las personas en la provincia eran anti-máscaras.

Indonesia, como muchos otros países de ingresos bajos y medianos, ha luchado por contener la propagación del virus. La falta de recursos para organizar el rastreo de contactos se ha complementado con el uso de máscaras. Son una medida de salud pública relativamente económica que literalmente puede salvar vidas.

Puedes leer: Reportan 175 feminicidios en Venezuela, según Utopix

No es la primera vez que Indonesia gana interés internacional por sus heterodoxas estrategias contra la epidemia. A principios de este mes, las autoridades de Jakarta, decidieron disuadir a los anti-máscaras con un desfile de enterradores. Varios ataúdes se pasearon por los barrios de la ciudad como un inquietante recordatorio del futuro que le aguarda a parte de la población si las recomendaciones se incumplen.